Generadores de gasolina y tres cambios de fusibles al día en El Puche

La semana empezó con el barrio a oscuras por un transformador quemado y una avería en otra zona

Los técnicos reparan las dos averías este lunes y un generador en la puerta de una tienda
Los técnicos reparan las dos averías este lunes y un generador en la puerta de una tienda La Voz

La semana amaneció en El Puche entre tinieblas. El cielo gris, la calle tomada por la basura y las casas sin electricidad. El corte de luz de cada día. Un barrio condenado por la pobreza y acostumbrado a tirar la comida estropeada de las neveras.


Los constantes fallos de suministro eléctrico se han convertido en un grave problema para la convivencia en la barriada. Las heridas pueden observarse a simple vista y percibirse en las conversaciones. En El Puche se habla más de los cortes de luz que de la pandemia.


Dos equipos de técnicos de Endesa se afanaban en dos puntos de la comunidad para recuperar cierta normalidad en el servicio. Anoche ardió un transformador en la parte antigua y se quemaron los cables de una sección de la parte nueva, así que el barrio en su conjunto se levantó el lunes con una preocupación compartida.




El primer equipo de técnicos estaba instalado en las galerías interiores, a la altura de la calle Tangos. Los trabajadores descubrieron una sección completamente destruida por una sobrecarga, que fundió un cable y se extendió al resto para inutilizar la instalación. Los tubos estaban bajo tierra, así que no pudieron ser manipulados por terceros. Las reparaciones deberían podrían necesitar dos días, a tenor de la dimensión del problema.


Paralelamente, un segundo equipo se afanaba para recuperar un transformador ubicado en la calle Sevillanas que salió ardiendo la noche del domingo al lunes provocando nuevos daños para el entorno. La instalación es relativamente nueva,  pero no aguantó la demanda eléctrica.




Durante la jornada los técnicos acordonaron la caseta, con las marcas del fuego, y trabajaron para cambiar los materiales ante la atenta mirada de los vecinos arremolinados en torno a este equipamiento.


Según testimonios recogidos por LA VOZ DE ALMERÍA, personal de Endesa acude tres veces al día a El Puche para cambiar los fusibles. Los vecinos conocen los horarios y solo desean que la luz no se vaya después del turno de noche, que les dejarían toda la madrugada sin electricidad.


Endesa anunció a principios de este año la incorporación de tres kilómetros de cableado aéreo de baja tensión entre las calles Fandango de Almería, Virgen Morena, Plaza de los Niños y Sevillanas.

Vecinos

Sin embargo, el problema pervive. El principal factor es el efecto demoledor que suponen los cultivos de marihuana que crecen en el interior de las casas y los almacenes repartidos en el interior de algunas viviendas. El consumo a través de los enganches ilegales se dispara por encima de la capacidad de las redes y los cortes son constantes.


Al mismo tiempo, los vecinos que tienen contrato pagan por un servicio que no reciben, con el perjuicio que esto supone, por ejemplo, para la conservación de alimentos en las neveras o determinados aparatos necesarios para la salud de los vecinos.



Transformador quemado en la calle Sevillanas
Transformador quemado en la calle SevillanasLa Voz


La situación deja otra estampa esclarecedora. Los negocios de la Avenida Mare Nostrum, la principal arteria de El Puche, han comenzado a instalar generadores eléctricos. En las puertas de  las tiendas del barrio, los locutorios, la farmacia y las cafeterías pueden observarse motores alimentados con gasolina y preparados para encenderse sin falla la red convencional.


Los comerciantes no pueden permitirse el lujo de tirar a la basura toda la mercancía y la conservación es, al mismo tiempo, una cuestión de salud pública. Estos generadores están en la acera y pueden distinguirse a simple vista en la línea de negocios que se sucede en la avenida, desde Mar de Alborán hasta Niños Cantores.

Inversión

Endesa anunció medidas especiales este verano ante la previsible crecida del consumo. “Ante estos meses de verano, y para intentar paliar la problemática derivada de la sobrecarga de la red provocada por los enganches ilegales en algunas zonas de la capital almeriense, Endesa y las fuerzas del orden han intensificado su colaboración para luchar contra esta situación”, señaló la compañía en una nota oficial remitida a los medios.


“En este sentido en lo que llevamos de años se han llevado a cabo 17 intervenciones en El Puche, zona especialmente sensible donde más problemáticas generan los enganches ilegales saturando las redes de distribución y suponiendo un peligro para la seguridad de las personas, que se han saldado con 1.795 cortes de suministro por enganches directos”, añade la entidad.


“Yo tengo contrato, pago mi recibo y mis impuestos, pero no tengo luz”

“Estamos desesperados. Yo tengo contrato, pago mi recibo y pago mis impuestos, pero no tengo luz”, explica una vecina a LA VOZ DE ALMERÍA. Mientras cuenta su experiencia a las puertas de un local de El Puche, hay un pequeño destello en la sala. “¿Ya se ha ido otra vez?”, pregunta resignada. La situación de la red en el barrio y los problemas derivados de la extensión de los cultivos de marihuana han cronificado el problema. Los ciudadanos se ven obligados a tirar la comida de los frigoríficos si la ausencia de fluido se prolonga muchas horas y los electrodomésticos penan por las recuperaciones repentinas. “Las subidas de tensión se cargan los aparatos”, comenta. “Yo me he acostumbrado a apagar todo menos el frigorífico”.


 

Temas relacionados
El Puche Ayuntamientos

para ti

en destaque