El vigilante que mató a su mujer y su hijo seguirá en un centro psiquiátrico

La Audiencia rechaza la libertad para el paciente, que mató a dos personas tras ver “símbolos”

El acusado sale de los antiguos juzgados de la calle Gerona de Almería en 2010
El acusado sale de los antiguos juzgados de la calle Gerona de Almería en 2010 La Voz

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Almería ha prorrogado la medida de internamiento psiquiátrico penitenciario para Cristóbal B. R., juzgado por el doble crimen de la plaza Pi y Margall en junio de 2010.


El acusado trabajaba como vigilante de seguridad privada de un centro comercial de la capital y llevaba una vida aparentemente normalizada. La mañana del 4 de junio sufrió un brote psicótico agudo y acabó con la vida de su mujer y su hijo de cuatro años.  “Dos días antes empecé a ver símbolos en mi cabeza sobre el fin del mundo y tenía que salvarlos”, dijo durante un duro juicio oral celebrado en 2012 en el Palacio de Justicia de Almería.


Cristóbal B. R. estaba acusado de dos delitos de asesinato, enmarcados en un proceso por supuesta violencia de género, sin embargo, los miembros del jurado popular le declararon no culpable tras estimar la existencia de una eximente completa de alteración mental. El acusado estaba enfermo y tenía sus facultades volitivas anuladas.




El veredicto leído en la sala del jurado cayó como un jarro de agua fría para la familia de la víctima, pero el magistrado Juan Ruiz-Rico salió rápidamente al paso para aclarar el futuro del proceso. Cristóbal B. R. cambiaría la cárcel por un centro psiquiátrico penitenciario en Sevilla durante un periodo máximo de 40 años.


Estas medidas tienen un carácter mucho más estricto que las propias prisiones y supeditan cualquier beneficio para el paciente a una evolución positiva de su salud mental. El objetivo es mantener encerrados a ciudadanos enfermos y potencialmente peligrosos para la sociedad. Por el contrario, la amenaza de una puesta en libertad siempre inquieta a las víctimas, que exigen un cumplimiento estricto del encierro.

Informes médicos



La medida para Cristóbal B. R. debía ser revisada este mes de julio. Según el auto judicial al que ha tenido acceso LA VOZ, la Audiencia Provincial de Almería ordena la permanencia del internamiento tras analizar la propuesta del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número Dos de Sevilla, que efectúa su seguimiento.


Este órgano recibió los informes médicos del Hospital Psiquiátrico que aconsejaban la continuidad del tratamiento para el paciente y rechazaban su salida en libertad. “No han variado las circunstancias que hicieron adoptar la medida de seguridad de internamiento en Centro Psiquiátrico de Cristóbal B. R.”. La decisión está respaldada por el Ministerio Fiscal y las partes implicadas", según cita el auto.


El suceso provocó cierta controversia porque, aunque Cristóbal B. R. fue diagnosticado sin dudas de un brote psicótico, la investigación de la Policía Nacional confirmó que el acusado trató de huir de la vivienda tras el doble crimen descolgándose por la fachada del edificio y agarrado a unos cables. El varón terminó por caer desde varios metros y se partió un brazo.


El intento de fuga se interpretó inicialmente como un gesto de conciencia sobre sus actos, aunque los análisis médicos y su propia declaración durante el juicio oral celebrado en Almería acreditaron que sufría un grave trastorno mental.


Hace solo unos días, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado una condena de prisión permanente para Ana María Baños por el crimen de su hijo. Los médicos del Instituto de Medicina Legal de Almería confirmaron que sufría un trastorno psicótico y, sin embargo, los miembros del jurado popular desestimaron por unanimidad esta versión y acogieron la tesis más dura: culpable y cadena perpetua revisable.

 

para ti

en destaque