“Alcalde, danos el bar”: los vecinos de las 500 Viviendas se echan a la calle

Decenas de personas cortan la Avenida de Madrid y exigen que les dejen abrir su bar

Concentración de vecinos de las 500 viviendas de la capital.
Concentración de vecinos de las 500 viviendas de la capital. La Voz

Los vecinos de las 500 Viviendas y de El Tagarete han dicho basta hoy y se han echado a la calle para exigir que vuelva a abrirse el bar del centro vecinal ubicado en la Avenida de Madrid de la capital. Liderados por la presidenta de la asociación Círculo Social de Pensionistas y Jubilados de las 500 Viviendas, Juana Ferrer, una veintena de vecinos han cortado hoy la citada vía ante la "negativa" de las autoridades municipales a recibirles.


Los hechos vienen remontados desde hace mas de un año, cuando, relatan los vecinos en una nota de prensa, la concejal de Participación Ciudadana, Paola Laynez, se negaba a entregar las llaves del centro a la nueva Junta Directiva, algo que "tuvo que hacer al final porque era lo que correspondía por derecho". Y ahora, denuncian, se niega a permitir la apertura del ambigú del centro, "actividad que viene desarrollándose sin problemas en los últimos cuarenta años", remarca Ferrer.


Ahora, las movilizaciones "no han hecho más que empezar", asegura la presidenta de la asociación vecina, que ha anunciado nuevas protestas si el alcalde sigue "en su empeño de no recibir a los barrios de las 500 Viviendas y El Tagarete". 



Corte de la calle

De este modo, la protesta llevada a cabo este lunes ha supuesto el corte de la Avenida de Madrid de la capital a la altura de las puertas del centro social de mayores durante dos horas y con algunas proclamas como “Alcalde recíbenos”, “Alcalde danos el bar. Dejanos vivir ya” o “Alcalde no nos ignores mas, danos el bar ya” y casi un centenar de vecinos ha manifestado que "elevarán el tono de las protestas" si no existe una solución al conflicto.



Como recoge la nota de prensa, la Junta Directiva de la asociación ha lamentado que existan otros centros de mayores a los que sí se les ha dado autorización para abrir el ambigú, como es el de La Cañada. Por ello, desde la asociación exigen que se aplique la norma para todos los vecinos "por igual o, de lo contrario, anuncian fuertes movilizaciones e incluso acciones judiciales".


El Ayuntamiento

Por su parte, desde el Ayuntamiento aseguran que el bar esta precintado por la Policía Local debido a las múltiples irregularidades que presentaba su gestión y antes de reabrirlo “hay que regular la actividad para evitar q se repitan”.


De todas formas, señalan, la prioridad es “desarrollar actividades y talleres que ayuden a los mayores” en su día a día y más tras la crisis sanitaria que sufrimos.

 

Temas relacionados
Sucesos en Almería Vecinos Ayuntamientos Manifestaciones

para ti

en destaque