Los almerienses emulan a los políticos en el concurso de ‘Cuentos Chinos’

Fallados los premios del concurso de relatos propuesto por la Mesa del Tren

Representantes de la Mesa del Tren con los tres autores premiados
Representantes de la Mesa del Tren con los tres autores premiados La Voz

La Mesa en Defensa del Ferrocarril de la Provincia de Almería ha hecho entrega de los premios correspondientes al concurso de relatos ‘Cuentos Chinos’ que puso en marcha hace unos meses con el objetivo de dar rienda suelta a la imaginación de los almerienses a la hora de contar historias tan increíbles como las que nos han venido contando a lo largo de los veinte últimos años nuestros responsables políticos, de cualquier partido o tendencia, sobre el futuro del tren en la provincia.


De todos los trabajos recibidos se seleccionaron previamente una veintena que son los que han sido evaluados finalmente por el jurado del concurso, compuesto por miembros de la Comisión Permanente, de la Mesa del Ferrocarril. Un trabajo arduo porque la mayoría presentan una alta calidad en la redacción y altas dosis de imaginación para tratar de emular los ‘cuentos chinos’ que nos han vendido ministros y partidos en este tiempo.


Los galardonados
Los tres premiados han sido David Uclés Aguilera, por su relato ‘La placa’, en la que se adentra en una rocambolesca historia del hallazgo de una placa supuestamente instalada en la estación de Almería, pero que nunca llegó a utilizarse debido a los eternos retrasos. El segundo premio para Macarena Ruiz Esquinas por su cuento ‘Estación Mágica’, una ensoñación en torno al carácter mágico de la futura estación del ferrocarril de Almería, convertida en una réplica de la estación de King’s Cross, de donde partían los trenes hacia Hogwarts en la famosa serie Harry Potter de J.K. Rouling.



El tercer premio ha recaído en Carmen Molina Montijano por su relato ‘Manuel el Maquinista’, en el que narra la visita a Almería de un multimillonario norteamericano que llega con un proyecto bajo el brazo; construir en Almería unos grandes estudios cinematográficos, impresionado por los paisajes y la leyenda del cine en la provincia. Sin embargo, tras viajar en tren, se cuestiona el proyecto por las dificultades de comunicación con Almería.


Ensoñaciones
Son los tres premiados, pero había igualmente otros ‘cuentos chinos’ imaginativos, irónicos o directamente críticos, como el que promete que los nuevos trenes de Almería iniciarán sus trayectos con un vagón de nuevo diseño que incluye sauna y jacuzzi (una forma de compensar a los almerienses después de tantos sinsabores, engaños y retrasos), o el de un almeriense que pide billete para París desde Almería y se encuentra todas las facilidades, a un precio asombrosamente bajo al estar aún Renfe de celebración por los nuevos trenes (finalmente los precios suben de forma sustancial, eso sí).



Entre los relatos presentados muchos nostálgicos, otros de historias de abuelos que alguna vez viajaron en tren o los que soñaron hacerlo cuando se hicieran mayores, sin lograrlo en la mayor parte de los casos. Otros juegan con la idea de un futuro sin tren para la provincia y, finalmente, no faltan los que arremeten contra quienes tanto prometieron y tan poco cumplieron.


El concurso convocado por la Mesa tenía como objetivo dar una forma de expresión a los almerienses que, tras años de retrasos y de engaños, haciendo gala del sentido del humor o de la prolífica imaginación tradicional en esta tierra, debían elaborar propuestas o relatos, más o menos verosímiles, que trataran de emular a las promesas tantas veces incumplidas de nuestros representantes políticos e institucionales. Asumimos que la tarea no era fácil por cuanto han sido muchos los que se han burlado de los almerienses en estas dos últimas décadas, desde que Rodrigo Rato, entonces ministro de Obras Públicas y Transportes, viniera a Almería que la alta velocidad ferroviaria estaría puntual en Almería para la celebración de los Juegos Mediterráneos de 2005. Naturalmente, eso no ocurrió.


Vigilante
La Mesa sigue en la brecha, no obstante, desde el impulso que le prestan las más de 220 organizaciones profesionales, sociales, sindicales o ecologistas integradas, que se suman a las instituciones, organizaciones empresariales o ayuntamientos que forman parte de ella, ante el convencimiento de que “lo que no exijamos los almerienses jamás nos será dado”.


La esperanza es lo último que se pierde, canta el dicho popular, pero es fácil caer en la desesperanza ante la reiteración de falsas promeses y expectativas que nos han llevado a ver cómo año tras año se retrasa le fecha de llegada del ansiado AVE, cómo el puerto de Almería se queda a la cola de los puertos españoles al no disponer de conexión ferroviaria, cómo las comarcas más próximas carecen de trenes de cercanías para facilitar la movilidad de miles de personas, reduciendo con ello la huella de carbono, o cómo seguimos siendo los últimos en recuperar algunas de las circulaciones que teníamos antes de la pandemia con Madrid o Sevilla.

 

Temas relacionados
Política Concursos Literatura

para ti

en destaque