La Almería de los barquitos veleros

Unos pioneros recobraron en 1949 toda esa solera náutica de la ciudad y crearon el Club de Mar

Barcos de vela que los domingos salían a competir gobernando los vientos, mientras en tierra los almerienses admiraban su destreza.
Barcos de vela que los domingos salían a competir gobernando los vientos, mientras en tierra los almerienses admiraban su destreza.

Cuando Manuel Martínez Artal, en 1944, se trajo de Mahón el Dione, el primer snipe (embarcación de vela ligera) que surcaba la lámina de agua de Almería, fue un acontecimiento en la ciudad. Era director de la Escuela de Maestría, pero bebía los vientos por su pasión: la de otear el horizonte y salir temprano a engarzarse entre el velamen, a peritar el oleaje y a sentarse después a barlovento para dejarse llevar por el siroco; cuando el bueno  de Manolo, por eso, apareció con ese velero es como si hubiera descubierto el tabaco en La Habana: Almería tenía la navegación bruñida a su piel como un tatuaje, tenía esa leyenda milenaria de las atarazanas, de los carpinteros de ribera, tenía toda esa solera chanqueña de bogar hundiendo los remos en el agua con brazo firme entre el graznido de las gaviotas. Pero casi que lo había olvidado por toda esa destrucción y bombardeos  que legó la Guerra Civil, que dejó los muelles maltrechos para cualquier aventura marinera: antes que navegar, había que comer.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/216554/la-almeria-de-los-barquitos-veleros

 

Temas relacionados
Historias de Almería Historia Club de Mar Almería La Chanca Puerto de Almería Pescadería Gente

para ti

en destaque