Visto bueno definitivo al presupuesto municipal para este año 2021

Desestimadas las siete alegaciones para que entre en vigor a mediados de la próxima semana

Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería, durante una sesión plenaria
Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería, durante una sesión plenaria La Voz

Con el voto afirmativo de Partido Popular y del concejal no adscrito, la abstención de Ciudadanos, Vox y Podemos, y la negativa del Grupo Municipal Socialista ha salido adelante la desestimación de las siete alegaciones que se han presentado a los presupuestos municipales para este año 2021. Esto permitirá que, si las cuentas que realiza el concejal de Economía, Juan José Alonso, se cumplen, a mediados de la próxima semana puedan entrar en vigor una vez que sea publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).


Hubo poco debate sobre la desestimación de todas las reclamaciones. En su mayoría no se admitían porque no se cumplía la normativa, es decir, que reclamaban cambios sustanciales del presupuesto algo que no está recogido por la ley. En este apartado se encuentran las peticiones realizadas por la asociación de vecinos de Loma Cabrera o la del colectivo juvenil ADUJAL y la presentada por parte del Partido Socialista. Tampoco se admitieron las que presentaron el Colegio de Arquitectos y el de Ingenieros Industriales de Andalucía Oriental sobre la denominación de una plaza de nueva creación en Urbanismo bajo el nombre de ‘ingeniero de edificación’ ya que aseguran que esa no es más que la denominación en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT). Y también se denegó la petición de establecer las cuantías por barrios que se solicitó por la Federación de Asociaciones de Vecinos ‘Argar’.


Al haber poco debate técnico sobre estas desestimaciones, los portavoces se centraron en el ‘análisis’ político de lo que tiene y de lo que le falta en estas cuentas municipales. En realidad fue un análisis del presupuesto y de las votaciones de hace un mes. Al menos así lo hizo la portavoz de Podemos, Carmen Mateos, quien aprovechó su intervención para volver a explicar su abstención al presupuesto y recordó que “las cuentas estaban aprobadas” hubiera votado lo que hubiera votado ella.



Mantener las posturas

Desde Vox su portavoz, Juan Francisco Rojas, insistió en “no olvidar las necesidades que vayan exponiendo los diferentes sectores” a lo largo de este año y en que su postura ante las cuentas no cambiaba. Lo mismo que aseguró el portavoz de Ciudadanos, Miguel Cazorla, que quiso recalcar su apoyo a las cuentas y que lo de abstenerse en la aprobación definitiva no era un cambio de criterio sino que “se trata de algo técnico” sobre lo que no hay que opinar. Eso sí, el portavoz naranja aprovechó la ocasión para recalcar que no eran las cuentas que habría elaborado Ciudadanos y su apuesta por haber “prorrogado el presupuesto de 2020” porque “apenas va a haber dos o tres meses para ejecutar las partidas porque hay que empezar a preparar el de 2022”. 



Pero el debate político más claro, tanto que llegó a colarse en las guerras internas de alguna formación, fue el que mantuvieron la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Adriana Valverde y el concejal de Economía. La primera defendió el escrito que su partido había presentado a los presupuestos y que había sido desestimada porque su contenido no es uno de los supuestos que recoge la ley para ser admitido. Según Valverde el presupuesto municipal “no da respuesta a las necesidades reales de la ciudad” porque no recoge ningún plan de empleo municipal “prometido” por el equipo de Gobierno, ni un plan de lucha contra la pobreza infantil, peticiones ambas que presentó desde el inicio de la negociación presupuestaria la formación socialista pero que no han sido escuchadas por los populares porque “con estas cuentas se puede comprobar a qué grupos le prestan oídos y a cuáles no”.


Cruce de declaraciones

Respondía Alonso que “la señora Valverde ha venido a decir su discurso y a decir medias verdades o mentiras” insistiendo en que se trata del presupuesto “más social” de los últimos años y criticaba el uso de la situación de los desempleados que realizaba la socialista reclamándole “el mismo discurso para el Gobierno que tiene parte de las competencias y no las tiene el Ayuntamiento, aunque destinamos más de 6 millones a políticas de empleo”.


Rápida fue la respuesta de la portavoz socialista asegurando que ese dinero va a formación y no a dar empleo, y corrigió a Alonso: “no sabe ni quien tiene la competencia en empleo, es de la Junta de forma exclusiva”. Cerró el debate el concejal de Economía pidiendo a Valverde que “deje de usar el término pobreza infantil como marketing de su discurso porque es algo muy serio que se aborda desde los servicios sociales”.


Lo dicho, debate político sin demasiado fondo para que en apenas unos días pueda entrar en vigor un presupuesto que supera los 204 millones de euros.

 

Temas relacionados
Ayuntamientos Presupuestos municipales Plenos

para ti

en destaque