“Siempre ha existido una relación estrecha entre el arte y la tecnología”

Josep Maria Soler es artista experimental y fundador de la asociación Morada Sónica

Josep Maria Soler, en su estudio
Josep Maria Soler, en su estudio La Voz

“La tecnología como profesión (soy técnico informático y diseñador gráfico); la tecnología como arte (la música electrónica experimental y el arte sonoro); el arte como medio de comunicación (mail-art); la comunicación como disciplina artística (radio-art, videoart); las cosas nuevas que hacían saltar por los aires las viejas…”, Josep Maria Soler Solá abre las manos, como agrupando entre ellas todos los conceptos. “Todo ello se convirtió en mi modo de vida. Pero no se coronó como objetivo hasta unos años después de llegar a Almería, cuando empecé a disponer de medios para realizar mis proyectos, tanto artísticos como de difusión, divulgación y organización”.


Josep es de Barcelona. Estudió Formación Profesional Administrativa de primer y segundo grado, y luego FP de informática. En 2003 se vino a Almería, por amor, y en 2009 se actualizó estudiando un grado medio de informática en el Celia Viñas, y actualmente posee el título de Técnico en Microinformática y Redes.


Pero desde los 12 años ya había entrado en el mundo musical electrónico, a través del sonido sintético que empezaba a denominarse ‘Tecno-Pop’. “De la mano de proyectos como Human League, OMD, Ultravox..., empezó a crearse mi interés por los sintetizadores, la tecnología musical y todo su entorno”, recuerda. “Con los años fui conociendo artistas, tendencias y estilos que aumentaron mi afición y curiosidad, y fui adquiriendo mucho material sonoro...”.



Motivación

Me convertí en un arqueólogo sonoro de todo aquello que oliera a sintetizadores, cintas magnéticas, transgresión…”, dice Josep. “Mi adolescencia, en los 80, brilló a la luz de las ondas underground que inundaban las radios libres y los programas de televisión más transgresores. Me puse al día de lo que ocurría en los sótanos de aquella ‘movida’ que nos vendían en la superficie. Eso me resultaba mucho más motivador, por su espíritu atemporal, creativo y explorador”. En 2007 inauguró Stahlfabrik Blog, dedicado a la difusión de material electrónico experimental. En 2008 creó el proyecto musical Stahlfabrik, y en 2010 inició las emisiones del programa ‘Baja Frecuencia’, en Ràdio P.I.C.A. En 2013 inauguró el ciclo de conciertos ‘Morada Sónica, y un programa del mismo nombre, en Candil Radio. En 2018 creó un nuevo programa de radio en la emisora barcelonesa Tesla- FM. En 2019 fundó el sello discográfico independiente WDR Records... “Y hoy”, vuelve a abrir las manos y sonreír, “compagino todo esto con un nutrido equipo de colaboradores con los que hemos llevado a MoradaSónica a un nuevo nivel...”.



Referente

Morada Sónica “es una asociación sin ánimo de lucro que visibiliza, desde Almería y en base a su Festival Internacional, todo lo referente al arte experimental”, explica Josep. “Ponemos escenario a artistas, tanto históricos como nuevos valores, que cultivan la experimentación sonora y las conexiones con distintas disciplinas artísticas. Somos, a día de hoy, un referente de la cultura exploradora en Andalucía, y pioneros en su difusión en la capital almeriense, ya sea desde sus escenarios físicos o los canales de internet”.


Josep fundó Morada Sónica junto a Antonio Luis Guillén y Carlos Martín. Nació a partir del Festival Moradas, el 26 de julio de 2013, en la Alcazaba de Almería. “Allí participaron artistas sonoros de diferentes puntos de la geografía ibérica”, dice Josep. “Y germinó la idea de crear un colectivo para difundir diferentes formas de músicas experimentales en Almería. Conciertos, audiciones, talleres e incluso un programa de radio”.


“Son ya siete años de historia del colectivo”, apunta Josep. Entre 2013 y 2016 realizaron un ciclo de conciertos mensuales. Primero en la sede de La Oficina Producciones Culturales; luego, durante un tiempo, de manera itinerante; y desde 2018, en Clasijazz. En 2016 recibieron el premio Cura Castillejo a la mejor propuesta de divulgación musical alternativa. “Una vez en Clasijazz, hemos pasado a crear una serie de festivales trimestrales conectados con el ciclo estacional (otoño, invierno, primavera), en los que incluimos conciertos, talleres, charlas, exposiciones, sesiones divulgativas...”.


En la temporada 2018 - 2019 se multiplicó exponencialmente la repercusión de Morada Sónica, y aumentaron los asistentes a sus eventos. “Durante este curso recibimos una oferta del festival más prestigioso del país, el LEM, y se ha establecido un hermanamiento entre ambas asociaciones, que está germinando en nuevas ofertas de festivales tanto nacionales como europeos”.


El colectivo ha inaugurado 2021 con Morada Abierta, el nuevo espacio mensual de su canal de Youtube. En él harán “entrevistas y presentaciones de artistas sonoros y personalidades relacionadas con el arte experimental. El próximo 27 de febrero emitiremos una entrevista a Wade Matthews...”.


Asociación

Recientemente, con la entrada de la artista Sofía Bertomeu y, tras su marcha, de Rafael Flores y Ana Arenas, se ha renovado Morada Sónica y ha aumentado el número de miembros. Esto les ha permitido registrarlo como asociación cultural bajo el nombre de Eksperiment(at). En ella queda englobado el Festival Morada Sónica y las actividades organizadas por la firma WDR Creative, un sello discográfico que Josep co-dirige junto a Rafael Flores, ‘Comando Bruno’.


En marzo estallaba la pandemia, y hubo que detener la actividad del colectivo. Pusieron en marcha, pues, la convocatoria internacional multidisciplinar ‘Viaje alrededor de mi cuarto’ (tributo a Xavier de Maistre), en colaboración con Wet Dreams Records y Mediaservic Lab, destinada a artistas que trabajen desde el confinamiento. “65 artistas de todo el mundo aportaron sus trabajos sonoros, gráficos y videográficos, convirtiendo esta propuesta en una de las más exitosas llevadas a cabo desde el confinamiento”, dice Josep.


Debido a la nueva realidad, los eventos del Festival Internacional Morada Sónica 2020 fueron transmitidos online. “Presentaciones de discos, libros, charlas, escuchas comentadas, convocatorias multidisciplinares… y, cómo no, conciertos”.

UNA EVOLUCIÓN LÓGICA

“Que hoy usemos ordenadores y dispositivos digitales para crear, es una evolución lógica de la relación arte-tecnología”, dice Josep. “Siempre ha existido, desde el momento en que el ser humano se valió de útiles creados por él mismo para pintar, hacer música, escribir... Hoy hacemos lo mismo: valernos de tecnologías creadas por la humanidad para hacer arte”.


La música experimental “está viviendo un buen momento”, asegura. “Sin anclarnos en la nostalgia por décadas pasadas de esplendor, debo reconocer que las nuevas tecnologías de comunicación han facilitado la difusión de artistas que antes tenían que andar mucho para darse a conocer. Ello, y la aparición de nuevas técnicas de composición y grabación, que se mezclan con las antiguas, y la aparición de una nueva era de reediciones de instrumentos musicales electrónicos, han desembocado en una época de creatividad sin precedentes, con gran cantidad de proyectos sonoros, canales, medios, sellos, etc.”.


 

Temas relacionados
AlmeríaTech Tecnología Arte

para ti

en destaque