“Los almerienses en el exterior me escriben, la nostalgia duele mucho”

José Ángel Pérez, autor de la página de Facebook ‘Almería mis felices años’

José Ángel Pérez.
José Ángel Pérez. La Voz

Lleva más de medio siglo en el periodismo. Desde 'Almería mis felices años' lanza recuerdos de esta tierra a los paisanos que un día se instalaron en otro lugar del mundo


¿Cómo ha llegado su página a 40.000 seguidores de todo el mundo?

¿Qué cómo llegó?. Pues como llegan hoy todas las cosas. ¡Por Internet!. Es amplísimo, es una cosa que no tiene medida. Nadie sabe realmente cómo funciona esto. El fenómeno de las redes sociales: ¡la globalización!.



Desde 2015 recibe cartas de almerienses que viven fuera. Misivas que, hace medio siglo, se encabezarían con un saludo y el acrónimo GAD. ¿Lo reconoce?

¡Claro!. 'Gracias a Dios'. También cuando se despedía un padre de un hijo se escribía: 'Mi querido hijo, me alegraría que a la llegada de esta estés bien. Nosotros estamos bien G.A.D'. Recibo muchos mensajes de gratitud desde la lejanía.



¿Dios interviene en Internet?

Estamos en una era donde ya no intervienen ni las cartas ni los telegramas. Ahora este medio epistolar no tiene ningún sentido. Excepto las cartas de los bancos, claro.


¿Le parecen tan bonitas como la canción de Raphael, 'A veces llegan cartas'?

No, las cartas de los bancos llegan para decirte que estás en números rojos o que te ha caído una nueva comisión (se ríe).


¿Qué expresan los mensajes en su red?

Son almerienses que se conectan con 'Almería mis felices años' y se emocionan desde el exterior; llevan mucho tiempo sin venir. Cuando inserto en mi página imágenes de la Almería de los 50 y 60 mostrando ahora la Catedral, el Parque Nicolás Salmerón o El Paseo, me escriben. Me da la impresión de que la nostalgia duele mucho.


¿Qué famosos fueron felices en la Almería de los 60-70?

Serrat, Demiss Roussos, Alain Delon, Ringo Starr, Claudia Cardinale, John Lennon, Antony Quinn. Podías verlos comiendo en los restaurantes 'Rincón de Juan Pedro', 'Imperial', en 'Los Espumosos'... No éramos conscientes de la relevancia de estas personas.


¿Cómo reconocían a estas celebridades con tan pocos televisores en las casas?

En la calle estos hombres llamaban la atención porque eran muy altos y fuertes, y llevaban ropas distintas a las que vestíamos los almerienses de la época. Las mujeres eran muy esbeltas, muy rubias; parecía que venían de otro planeta (se ríe).


El restaurante Building también es un referente gastronómico. Hoy, recordando a Diego García con mucho cariño, que se nos ha ido.

Diego ha sido una persona, como lo es su madre María, y lo fue su padre: gente encantadora, y Diego ya es una leyenda por la humanidad y empatía que mostraba siempre desde su 'Portón de la Bahía'. Toda la provincia ha sentido su partida.


¿Quiénes son Roberto Alcázar y Pedrín?

Eran personajes de un cómic que yo leía con 7 años. Roberto era un detective privado que despertaba interés por el misterio, y Pedrín era su ayudante. Los coleccioné durante mucho tiempo. No me gustaban los libros. Era tal la pasión que sentía por los tebeos que mi madre se lo comentó preocupada a mi maestro, y este le dijo: "Mire usted Lola: que lea tebeos, que al menos va a aprender a leer y a escribir bien" (se ríe feliz). Yo aconsejo a mis nietos que lean libros y, por supuesto, historias gráficas.


Usted quería ser artista con 15 años.

Logré el carné de artista profesional con dos canciones de Raphael: 'No vuelvas' y 'Hablemos del amor'.

Esa canción dice: "¡Qué nos importa aquella gente que mira a la tierra y no ve más que tierra!".

Bueno, todos tenemos la imaginación y las fantasías. Si no imaginas no puedes vivir. Yo imagino de todo; no me he puesto límites y me gusta ver más allá de la tierra. He trabajado 44 años en Radio Nacional de España entreteniendo e informando a mi audiencia; más de medio siglo en la comunicación, también formando parte del equipo creativo de los estudios de grabación de 'Plataforma X las Marcas'. Yo necesito motivación y creo que le pasa a todo el mundo. Lo de hoy ya no vale, vale lo de mañana, y ser feliz con lo que haces.


¿Cómo entró en la parcela de los sucesos?

En 1982 compartía turno con Juan Torrijos en la radio. Se produjo un incendio en el barrio de Pescadería y salí corriendo a narrarlo, micrófono en mano, todo lo que daba de sí. Estaba entusiasmado retransmitiendo aquello. Ahí empezó todo y he disfrutado mucho. Yo veía la noticia donde otros quizá no la veían. Un tiempo después Pedro Manuel de la Cruz me propuso colaborar con La Voz. He escrito 8 libros sobre investigación criminal y casos de Almería y un noveno sobre 50 años de la Policía, que aún no ha visto la luz.


¿De dónde le viene el apodo de 'Teniente Pérez'? 

Quizá de los compañeros. Yo me pasaba las horas investigando, buscando noticias de sucesos y tribunales. Si me llegaba una información no miraba la hora, llamaba a la redacción del periódico para relatar los hechos.


¿A qué espera la gente de la calle que se detiene a ver un suceso?

El suceso es una carga de morbo. Somos morbosos por naturaleza. Imagínate que vas en el coche y ves un accidente. Inconscientemente puedes parar para auxiliar, pero en realidad quieres 'oler'; como decimos aquí. Hay personas que ven una serie de televisión o esos programas escandalosos que hay, y esperan lo que haga falta hasta que aparezca la ambulancia (se ríe).


¿Por qué los detectives del cine americano de los 40-50 vestían gabardina y sombrero?. Eran poco discretos.

Eran los tópicos; detectives de ficción. Lo importante en esa profesión es ver sin ser vistos y pasar desapercibidos. No debes de llamar nunca la atención si quieres ser bueno.


¿En qué consiste el famoso delito 'Robo con fuerza en las cosas'?

El bolso es un robo con fuerza. Que te pegan un tirón y se llevan todo lo que tienes. Pero los delitos ya han cambiado. Ahora son a través del ciberespacio.


¿Recuérdenos un atraco importante a un banco en Almería?

Fue el atraco a la oficina de Caja Madrid. Los atracadores esperaban fuera a que entraran los empleados. Los amordazaron y los introdujeron en la cámara acorazada. Se llevaron 20 millones de pesetas y se especuló con que los autores podrían ser gente del Grapo, pero es un caso que nunca se resolvió. Fue el atraco más importante que se produjo en Almería en el pasado siglo.


¿Existe el crimen perfecto?

No existe, es mentira. Existe una investigación imperfecta. Las primeras 24 horas son claves y las 48 horas para detener al individuo ya que en el lugar de los hechos el muerto 'habla'.


¿Cuál ha sido la fuga más importante de la Prisión Provincial?

La que se produjo un mes de junio en un día con mucha niebla. Recibí una llamada a mi casa informando de la fuga de dos internos de El Acebuche, muy violentos. Atravesaron salas, saltaron al patio del centro, escalaron hasta la garita y de ahí al exterior. Secuestraron a punta de navaja a un matrimonio y su hijo que viajaban por Retamar y se los llevaron conduciendo como locos hasta Huércal Overa. A los tres días fueron detenidos por la Guardia Civil en Valencia.


¿Guarda alguna anécdota gloriosa?

Muchas, pero recuerdo una muy tierna. Hace unos meses una señora me paró en la calle y me dijo: "Usted entrevistó a mi padre cuando se cayó del andamio, y le recuerdo con mucho cariño" (sonríe).

Usted interviene en la película 'El Interrogatorio', de Diego Pérez Cano. Faltan varias escenas por grabar. La película está rodada en Serón y basada en hechos reales sobre los maquis de la Sierra de Los Filabres durante la posguerra civil española.

 

Temas relacionados
Entrevistas Facebook Redes sociales Medios de comunicación Jugadores

para ti

en destaque