“La ciberseguridad es un campo muy amplio, que requiere mucho estudio”

Francisco José de Haro es profesor de Informática en el IES Celia Viñas

Francisco José de Haro Olmo, en Almería
Francisco José de Haro Olmo, en Almería La Voz

“En la enseñanza de la tecnología queda mucho por hacer, mucho por invertir”, dice Francisco José de Haro Olmo. “En el nivel de primaria, la tecnología no se ha incorporado con la suficiente importancia. Cualquier niño o niña en edad escolar ya usa dispositivos móviles, pulseras inteligentes, ordenadores, incluso el Smart-TV. Y sería muy interesante que recibieran formación al respecto, en todos los cursos. ¿Cuántas escuelas tienen aulas tecnológicas con la suficiente dotación de material?”.


“Y en secundaria, ya con otra edad y casi todo el alumnado con teléfono móvil, el acercamiento a la tecnología es evidente. Ahí la cuestión es conseguir que el uso que se hace de esa tecnología sea el adecuado. Que conozcan sus fundamentos, sus riesgos, que aprendan a investigar las cuestiones que les inquieten y les conduzcan a una experiencia de aprendizaje...”.


Francisco domina el tema del que habla, pues lleva años dedicado a esta labor. Es de Almería, y desde pequeño tuvo claro que su camino era la Informática. Estudió la licenciatura en la Universidad de Granada, y tras trabajar en varias empresas, en 2001 comenzó su carrera docente como profesor de informática, la mayor parte en el I.E.S. Celia Viñas. Actualmente imparte allí clases en el Ciclo Formativo de Grado Superior de Administración de Sistemas Informáticos en Red, y en el nuevo curso de Especialización en Ciberseguridaden Entornos de lasTecnologías de la Información. También formó parte de la Red de Formación del Profesorado en el CEP de Almería, y ejerció de asesor de formación permanente del profesorado, en el ámbito de Formación Profesional.



El enfoque

Mi ámbito de enseñanza principal es la Formación Profesional”, dice. “He impartido diferentes módulos profesionales y eso permite seguir aprendiendo continuamente. En informática los apuntes no se ponen amarillos, todo cambia en poco tiempo y... Este es el enfoque que intentamos dar a nuestros alumnos, el aprendizaje mediante metodologías activas que permitan desarrollar la capacidad autónoma de aprendizaje y de adaptación a nuevas situaciones. Es decir, aprender a aprender”.



Y esa experiencia le permite afirmar que “la Educación, en general, necesita cambios. La sociedad cambia, la tecnología avanza, existen nuevos trabajos, que antes ni se conocían, nuevas formas de hacer las cosas, de aprender. Si comparas, por ejemplo, la industria de hace cien años con la de ahora, nada se parece. Sin embargo, en Educación aún podemos encontrar muchos parecidos con las aulas de hace un siglo. Mesas, sillas, pizarras, la disposición respecto al docente... Aunque nos empeñemos en resaltar la incorporación de ordenadores y pizarras digitales”.


La necesidad

“Durante el último año hemos podido comprobar cuán necesaria es la tecnología, y hasta qué grado dependemos de ella”, añade Francisco. “Para el tele-trabajo, para hacer cualquier trámite con la Administración, estar informados, participar con nuestra opinión, buscar un empleo, trámites bancarios, almacenar información...”.


“Y para poder hacer todo esto es necesario disponer de la formación apropiada”, afirma. “Al menos, para hacer un uso adecuado de la tecnología y no exponer demasiado. Aquí es donde entra en juego la ciberseguridad, que se puede entender desde varios niveles de complejidad. Cualquier usuario debe ser consciente del peligro que supone disponer de un dispositivo con plena conectividad al mundo, y llevar a cabo unas mínimas comprobaciones”.


En los últimos años, las metodologías activas de aprendizaje se han incorporado en la enseñanza de las tecnologías. “Al igual que en los procesos de ingeniería, se emplean para conseguir un producto final, un resultado”, explica Francisco. “Es el caso de ‘Aprender Haciendo’ (Learning by Doing), o los métodos ‘Ágiles’, que permiten organizar el proceso de enseñanza – aprendizaje de una forma diferente”.


¿Y qué faltaría, qué es necesario para mejorar y llevar a cabo estos cambios? Francisco reflexiona un momento. “Pienso que faltan recursos materiales, pero también recursos humanos”, dice al cabo. “Pues cuanto mayor es la especialización del personal docente, mejor es el resultado. Y es necesario mejorar la oferta formativa al profesorado, que las actividades los ayuden a acceder a las tecnologías emergentes, actuales, y estén orientadas a responder a las necesidades reales de los docentes y el alumnado. Es deseable que la formación sobre tecnología sea mediante la tecnología real”.


La importancia

Centrándonos en el tema de la ciberseguridad, le pregunto a Francisco sobre la importancia de formar a los jóvenes en este ámbito. “Como siempre se ha dicho, los malos corren más y están motivados”, sonríe. “En estos momentos tenemos un alto grado de integración digital, hemos incorporado la tecnología a nuestra vida diaria. Los incidentes son cada vez más graves y causan mayores pérdidas, económicas y de reputación, a las empresas que los sufren, también en Almería”.


Es necesario asegurar los sistemas, detectar y prevenir ataques, evaluar los riesgos... De modo que, “a pesar de que hay grandes empresas, y muy buenas, dedicadas a la ciberseguridad, sigue habiendo demanda de profesionales, y de servicios relacionados con esto”, afirma Francisco. “Para quienes deseen sumergirse en este campo, es un buen momento. Es un campo muy amplio que requiere de un estudio profundo, no es algo fácil, que se aprenda en un día”.


¿Y cómo ves tu futuro?, le pregunto a Francisco. Vuelve a sonreír. “Hay una expresión japonesa: “Ichigo, ichi-e”, que viene a significar “un momento, una oportunidad”. Para mí, es que el futuro lo vamos construyendo con nuestras acciones y decisiones en la vida”, dice. “En el sector de la tecnología, especialmente en la ciberseguridad, hay mucho por escribir, hacer y mejorar. Ahí es donde quienes se dediquen a esto pueden contribuir con su trabajo, esfuerzo, y creatividad. Me gustaría seguir muchos años en la enseñanza, disfrutando de la oportunidad de aprender y enseñar...”.


UN NUEVO CURSO ESPECIALIZADO

Este año se ha incorporado en toda Andalucía, el Curso de Especialización en Ciberseguridad en Entornos de las Tecnologías de Información, y para ello se han seleccionado 11 centros de toda la comunidad autónoma. En Almería se ha ofertado en el I.E.S. Celia Viñas, y el curso consta de 720 horas repartidas en seis módulos profesionales (asignaturas).


“Es un curso muy ambicioso, por los contenidos que incluye”, afirma Francisco, uno de los profesores que lo está llevando a cabo en Almería. “Todos son muy interesantes, de actualidad, de un nivel considerable, y de un atractivo creciente en cuanto a oferta laboral”. El profesorado con atribución docente en este nuevo curso “se encuentra muy motivado y comprometido”, añade, “y para ellos se ha organizado una formación específica para toda Andalucía, que se ha gestionado desde Antequera con la colaboración de profesores de varios centros de Andalucía, y de empresas dedicadas a la ciberseguridad".


 

Temas relacionados
Ciberseguridad AlmeríaTech Tecnología Educación IES Celia Viñas

para ti

en destaque