La Unidad de Calle, puerta de acceso a la inserción social

Servicio del Centro Municipal de Acogida con profesionales que han atendido a 46 personas

El equipo que ayuda a los sin techo.
El equipo que ayuda a los sin techo. La Voz

La Unidad de Calle del Ayuntamiento de Almería, que echaba a andar en diciembre, nació con un objetivo claro: alejar a las personas sin hogar que duermen en la vía pública de la inseguridad, el frío y el COVID.


Y en los primeros quince días desde su puesta en marcha ha atendido ya a 46 personas a través de una intervención profesionalizada a cargo de un trabajador social y una mediadora social.


Gracias a la firma de un convenio con la ONG ACCEM (asociación sin ánimo de lucro que trabaja para mejorar las condiciones de vida de personas en situación de vulnerabilidad), el Ayuntamiento de Almería quiere, a través de esta Unidad de Calle, facilitar el acceso a las prestaciones y servicios del Centro Municipal de Acogida a personas sin hogar que, hoy por hoy, viven al margen de los recursos existentes, explica la concejala delegada del área de Familia, Igualdad y Participación Ciudadana, Paola Laynez, quien señala cómo esta propuesta de ayuda social tiene como objetivo “la detección de casos, el análisis de cada situación, la información y motivación de las personas sin hogar para acercarles y facilitarles el acceso a los diferentes servicios y recursos sociales existentes en Almería”.



Inserción

Mediante un programa de acercamiento, asesoramiento, información y seguimiento, la



Unidad de Calle quiere convertirse en “puerta de acceso a la inserción social” de aquellas personas que viven en la calle, coches o infraviviendas, la mayoría solos y con problemas añadidos de adicciones o salud, entre otros. A todos se les ofrece la posibilidad de acudir al Centro Municipal de Acogida a ducharse, recibir comida, ropa y también, mascarillas, gel hidroalcohólico y mantas. Es una forma de ir acercándoles a un recurso, el del Centro Municipal de Acogida, “que es mucho más que un techo”.


No obstante, el trabajo de estos profesionales no siempre es sencillo puesto que es habitual cierta resistencia a acercarse a determinados servicios sociales y a las normas de obligado cumplimiento que conlleva el acogimiento en los recursos municipales y que tienen que ver con un horario y, desde la pandemia, hábitos de higiene específicos, además de un control de entradas y salidas para los usuarios del Centro Municipal de Acogida.


Aún así, el ofrecimiento del acceso a servicios sociales es permanente y el seguimiento de la situación de cada uno de los casos observados también, afirma Ángel, el trabajador social que, junto a Sara, atiende cada día a las personas sin hogar que permanecen en la ciudad de Almería, a los que también se les presta asistencia inmediata facilitándoles agua, mantas y, en estos tiempos, por supuesto, mascarillas y toma de temperatura.


La Unidad de Calle, “que funciona como un satélite del Centro Municipal de Acogida”, permite a los ‘sin techo’ utilizar aquellas plazas que, para emergencias, cuenta el Centro al margen de los servicios habituales de larga y corta estancia, o del módulo familiar. Es una opción que, coincidiendo con las bajas temperaturas propias de estas fechas, permite a las personas sin hogar pernoctar en el centro y recibir manutención. Para los profesionales de esta Unidad, el éxito es que quienes viven en la calle les conozcan, les permitan acercarse a ellos y les tengan como un asidero para el momento en el que quieran dar el paso hace la inclusión e inserción. Con un perfil muy variado, el principal nexo común de los ‘sin techo’ es la ausencia de red, familiar o social.


“Están solos”, reconoce Ángel, que hace especial hincapié en la importancia que tiene un recurso como este que trabaja de forma estrechas con otras ONG y que va de la mano de los Servicios Sociales Comunitarios, además del Centro Municipal de Acogida.


1.756 personas acogidas

Un Centro Municipal de Acogida que este 2020 ha ofrecido asistencia a 1.554 personas y ha mantenido una ocupación media de 70 plazas diarias para personas en corta estancia (transeúntes), en larga estancia (con los que se trabaja un itinerario de inserción e integración social) y en módulos familiares.


Además, recuerda la concejala de Familia, la pandemia ha llevado al Ayuntamiento de la capital a habilitar un segundo centro municipal de acogida que, de forma temporal, abrió en el Albergue Juvenil de la Junta de Andalucía.


El objetivo, del 21 de marzo al 10 de junio, fue ofrecer seguridad frente al COVID a más de 200 personas que, sin hogar, estaban en la calle durante el confinamiento. Muchos de ellos fueron derivados a este recurso de emergencia desde otros municipios de la provincia, desde hospitales, centros de la mujer, APRAM, desde la prisión o derivados por Policía Local con el objetivo de evitar que

deambularan por la calle sin las medidas de seguridad, adecuadas para protegerse del coronavirus.


A lo largo de 2020, el perfil de usuarios del Centro Municipal de Acogida ha sido similar al de otros años: hombre, de unos 40 años, soltero o separado, español, con pocos estudios, escaso historial laboral y “con una secuencia de sucesos vitales estresantes y unas relaciones sociales muy reducidas o nulas”, apuntan los responsables del centro ubicado en Carretera del Doctoral.


Además de un techo, el Centro Municipal de Acogida ofrece un servicio de coordinación, servicio de corta estancia (con 40 plazas) y que ofrece prestaciones básicas, otro servicio de larga estancia con 28

plazas y que implica procesos de normalización e integración (formación en talleres y reinserción social y laboral), módulos familiares (con 22 plazas) y que suma atención a la convivencia y la atención a

crónicos. Junto a las prestaciones básicas, el centro ofrece desayuno, almuerzo, meriendas, cenas y bocadillos.


Un servicio que, como ocurre todos los veranos con motivo del cierre del comedor social de La Milagrosa, ve incrementada su demanda en agosto y septiembre. Este verano de 2020 se han ofrecido desde el Centro Municipal de Acogida 2.787 comidas, 62 diarias por encima de lo que viene siendo habitual (83 al día, más bocadillos para los no usuarios).

 

Temas relacionados
Cruz Roja Solidaridad

para ti

en destaque