El virus bloquea el Caso Poniente: el tribunal aplaza el juicio al 26 de enero

La incomparecencia de 14 personas entre acusados y letrados vuelve a suspender el juicio

Panorámica de la sala
Panorámica de la sala

La ironía de la magistrada Társila Martínez  la mañana de este martes en el inicio de la vista oral anticipaba el último varapalo para el desarrollo del juicio del denominado Caso Poniente. “A ver si podemos celebrarlo este año”.


La presidenta del tribunal vislumbraba el oscuro agujero en el que se ha sumergido el proceso. Once meses después de la suspensión del juicio por la irrupción de la pandemia, el ex alcalde de El Ejido, Juan Enciso, debía sentarse finalmente este martes en el banquillo para responder de acusaciones de corrupción. Sin embargo, la vista tuvo que aplazarse nuevamente.


El tribunal compuesto por los magistrados Társila Martínez, Ignacio Angulo y Jesús Martínez acordó ayer aplazar la celebración de la vista oral por la ausencia de 14 personas entre acusados y abogados. Nueve de ellos se excusaron por positivos en coronavirus y el resto argumentó, con distinta solidez, el bloqueo de la nieve en Madrid y problemas familiares.



Entre los afectados por la pandemia están el ex interventor municipal José Alemán, el empresario Juan Antonio Galán y sus esposas. Ambos son dos figuras claves en el supuesto entramado delictivo tejido en la empresa de servicios Elsur, epicentro de la macrocausa.


En estas condiciones, la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado optaron por solicitar un aplazamiento y el tribunal aceptó la petición y acordó reiniciar la vista el próximo 26 de enero. Los magistrados mostraron cierto malestar con una  nueva interrupción en el calendario de sesiones y, de forma particular, con varios de los ausentes que no presentaron justificantes.




Ahora bien, las expectativas no son buenas. No solo existen serias dudas sobre la progresión del coronavirus en el futuro sino que, además, cada positivo ofrece tiempos de cuarentena y convalecencias distintos. El contexto es capaz de dinamitar cualquier calendario de sesiones.


La Junta de Andalucía había invertido 44.000 euros para desarrollar el juicio oral en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Aguadulce, en lugar del tradicional Palacio de Justicia de Almería. De esta manera, pretende garantizar condiciones de seguridad y evitar contagios. Además, los propios jueces y el personal de la Audiencia Provincial de Almería habían dedicado especial esfuerzo a la organización para arrancar, de una vez por toda, con el juicio.


De momento, el año pasado solo pudieron efectuarse cuatro jornadas dedicadas a las llamadas ‘cuestiones previas’, particularmente importantes por abordar asuntos como la posible prescripción de delitos fiscales, la anulación de escuchas telefónicas o la admisión de pruebas.

Hacienda Pública
El tribunal se anticipó y dicto un auto el mediodía del lunes para anunciar su decisión sobre estas peticiones. A saber, los jueces señalan que la resolución sobre la posible prescripción de los delitos fiscales se llevará a cabo en la sentencia, al final. “Solo en ese momento podrá fijarse con claridad el plazo de prescripción del conjunto punitivo enjuiciado”, expone el documento consultado por LA VOZ. Del mismo modo, rechaza otras alegaciones presentadas por las defensas.


El fiscal Jesús Gázquez solicitó el año pasado la prescripción de los delitos contra la Hacienda Pública en el periodo de 2002 a 2006 y solo presenta acusación contra las actuaciones de 2006 a 2009. De forma simplificada, el reloj de la prescripción comienza a contar cuando se comete el delito. Solo se interrumpe cuando se produce la detención o la imputación judicial. En el caso de los delitos fiscales el tiempo de prescripción es de 5 años. Si se acepta la versión de la Fiscalía (las defensas pide más incluso), Enciso y Alemán se libraría de 24 años de prisión antes de empezar y José Amate de 60, por ejemplo.

 

para ti

en destaque