El doctor Diego Morata se jubila por la puerta grande

Se corta la coleta tras 38 años como cirujano jefe de la plaza de toros de Almería

El doctor Morata ha sido despedido por sus amigos y compañeros del HLA Mediterráneo.
El doctor Morata ha sido despedido por sus amigos y compañeros del HLA Mediterráneo. La Voz

Diego Morata Artes, más conocido como Don Diego, es un médico cinco estrellas, como indica la plataforma Doctoralia, donde uno de sus pacientes le describe como “cirujano excepcional. Gran dominio de la profesión y excelente manejo de las circunstancias que acompañan al paciente. Muy humano y responsable”. 


Ahora acaba de ser despedido por amigos y compañeros, puesto que ha decidido cortarse la coleta tras 38 años como cirujano jefe de la Plaza de Toros de Almería y Provincia y tras una larga carrera profesional caracterizada por su vocación, profesionalidad y trato humano a pacientes y compañeros. 


 Desde hace una década presta sus experimentados servicios al hospital HLA Mediterráneo, en el área de Cirugía General y Digestiva, donde ahora da la alternativa a su compañero el doctor Riki Belda, quien ha expresado al conocer su despedida que “me siento feliz por ti, porque vas a dejar de hacer guardias y de tener que llevar el ‘busca’ para que te localicen cuando seas necesario, pero esto significa que ya no podremos compartir faena y que ahora soy yo el profesional con más experiencia del servicio, y eso me hace sentir un poco más mayor”, concluye con simpatía el profesional.



Don Diego Morata, muy conocido en el mundo taurino almeriense, comenzó a colaborar en la enfermería de la plaza de toros de Almería en 1972, donde se ha desempeñado como cirujano jefe para la ciudad y la provincia. Hace algunos años, contó a la prensa local que “en este mini hospital, tener vocación es fundamental para resistir el estrés que, a veces más y otras menos, siempre existe”.


Vocación y experiencia En la enfermería de la Plaza “la situación es diferente a la que se vive en un hospital. La actuación es inmediata, sin mediar pruebas, ni analíticas, ni rayos”. En estos momentos críticos, es más necesaria que nunca la vasta pericia de los profesionales para asistir al herido. 



A la vocación debe sumarse la experiencia, y también la afición, para esperar en el burladero a salir con el capote cuando haga falta”, así describía el cirujano general su trabajo en el ruedo, donde tuvo la ocasión de prestar atención a unos cuántos diestros en estos 38 años.


La huella de este especialista no solo se ha quedado en la arena. En los pasillos del hospital HLA Mediterráneo se suelen citar sus famosas muletillas al hablar. “Suele entremezclarlas durante el dictado de textos de gran tecnicismo, para gastarnos bromas a las secretarias”, relatan risueñas Chelo y María del Mar. 


Ellas, y la doctora Isabel Tortosa, responden: “¿qué podríamos decir de Don Diego? Ante todo, que ha sido un gran maestro, en lo profesional y en lo personal. Nos ha enseñado que, en cualquier circunstancia de la vida, hay que ‘zumbarle a la pandereta’ y, sobre todo, ‘andar para el teatro’. Con su teoría de ‘un informe económico’ (refiriéndose a lo rápido que se iba a realizar algo) siempre se ha hecho un hueco entre sus compañeros. Con él, por encima de todo, tendremos siempre un amigo”. 


Respeto y fraternidad “A Diego Morata me unen muchas cosas. La profesión y la vocación por el quehacer médico, el hospital donde trabajamos, el kilometraje tras tantos años de carrera y el amor por la cultura taurina. En estos años, en los que hemos compartido pasiones y batallas comunes, ha crecido entre nosotros un gran respeto y una sólida fraternidad. Ahora, que te jubilas por la puerta grande, solo puedo desearte un feliz y merecido retiro. Estoy convencido que nos veremos pronto en nuestra querida Plaza de la Avenida de Vilches, tú en tu burladero de médicos, y yo en mi asiento del cuatro”, concluye José Ramón Vicente Rull, director gerente del hospital HLA Mediterráneo.


Vocación por la medicina y pasión por los toros Diego Morata nació en Almería, pero muy pequeño marchó a Albox donde su padre fue nombrado médico titular. Su vocación fue también siempre la medicina, y su afición y su pasión, los toros. Se licenció en Medicina en la Universidad de Granada en 1968, y en 1973 concluyó la especialidad en cirugía del aparato digestivo. En 1983 comenzó a trabajar en el Hospital Torrecárdenas.


HLA Grupo Hospitalario El Grupo Hospitalario HLA es uno de los mayores proveedores hospitalarios de España. Lo componen 15 hospitales, 36 centros médicos multiespecialidad y una red de 41 unidades de referencia en tratamientos de última generación que trabajan de forma integrada para proporcionar acceso a una asistencia sanitaria de alto nivel. Con 1.300 plazas de hospitalización, HLA es un referente en la atención hospitalaria y ambulatoria. El grupo posee casi 40 años de experiencia y está presente en seis países. Sus profesionales garantizan un modelo de atención que se basa en la excelencia, la innovación, la responsabilidad y un trato humano y cercano con el paciente.


En 2020 el Grupo Hospitalario HLA ha sido la primera compañía sanitaria en certificar sus protocolos frente a la COVID-19 en toda su red asistencial. Este certificado es un paso más en la estrategia de HLA por la excelencia y la calidad asistencial.



 

Temas relacionados
Toros Hospital HLA Mediterráneo Medicina

para ti

en destaque