“Los botellones son carne de cañón para los niños tontean con el alcohol“

Ramón Fernández Quijano alerta sobre las concentraciones para consumir alcohol

Ramón Fernández Quijano (con gorra) junto a Rafael, Mari Carmen y Genaro, monitores voluntarios de ARA.
Ramón Fernández Quijano (con gorra) junto a Rafael, Mari Carmen y Genaro, monitores voluntarios de ARA. La Voz

'Hay tristeza en la mano que sostiene la lata de cerveza', lo dijo Charles Bukowski, el poeta de los excesos.

Muchos ya comprenden que el alcohol es una enfermedad, y muy pocos saben que se puede salir de él. Ramón conoce las consecuencias de la vida etílica y asegura que desde ARA se puede salir del pozo, y no regresar.


En 'One for my baby', Frank Sinatra canta la relación de un cliente con un camarero en la barra de un bar.

Eso es la soledad a la que conduce el alcohol. Acabas en los bares donde sabes que a última hora no hay nadie. El camarero hace de psicólogo. Le cuentas tu vida, cómo te sientes y los problemas de tu vida 'amargada'.


Ahogar las penas en una copa, pero las penas saben nadar.

Eso es un mito. Si tienes un problema con tu pareja y te pones a beber, no lo solucionas, al contrario, lo agudizas. Si por otro lado es la hipoteca y te vas de copas, te pasas bebiendo y te gastas el dinero, luego te falta para el banco. Los problemas hay que afrontarlos con la cabeza serena sabiendo lo que estás haciendo.




¿A cuántos arrastra una persona adicta al alcohol?

La persona que bebe vive en su mundo. Hay quienes beben de manera pacífica y otros se vuelven violentos. Alrededor crea daños colaterales en su familia, trabajo y amigos; enfrentamientos terribles, todo un deterioro. Si desapareces un día crea intranquilidad por si te has llevado el coche, si es el cumpleaños de tu hijo y no apareces, y hasta te olvidas del aniversario de tu pareja.


¿Cuándo empiezan los primeros coqueteos con el alcohol?

Los famosos botellones son carne de cañón para el futuro. Niños y niñas de 12 y 13 años están tonteando con el alcohol. Ya en nuestra infancia nos ponían vino 'Santa Catalina' en el chupete, y luego la sociedad, donde hay un bar cada medio metro. Tu celebras algo y el alcohol siempre está por medio. Si tú no bebes te ven como un bicho raro.


¿Cómo es el botellón con las restricciones de la pandemia?

Los botellones están prohibidos en la vía pública desde hace varios años. Es un fenómeno que surge por el precio de las copas en los locales, pero los guateques han existido toda la vida y ahora los organizan en viviendas particulares. Se está dando la paradoja de padres que compran en el supermercado la bebida, en teoría, para conocer las amistades de sus hijos. Hay casos de niños con 12 y 14 años atendidos por comas etílicos, son víctimas que consumen a diario casi como un adulto. Y de ahí a otras drogas.


¿Recomendaría la película 'Dias de vino y rosas', de Black Edwars?

Claro, es una película que muestra la cruda realidad del alcoholismo y de cómo llegas a degradarte. Es que llegas a dejar de ser persona, haces cosas irracionales que no harías en un estado normal.
Cuéntenos un caso crónico de embriaguez.Un hombre cogió un vuelo Almería-Madrid, Madrid-Israel, y de allí al Muro de las Lamentaciones a beber, cuando se le acabó el dinero regresó. Fue un acto irracional motivado por el nivel de alcohol en la sangre. Es un mecanismo de huída, de no afrontar las cosas.


¿La cerveza es un desayuno saludable?

Hay mucha gente que desayuna con cerveza o anís para quitarse la resaca del día anterior. Eso es un truco. Por la noche acaba bebiendo alcohol duro y cuando se levanta tiene resaca; la lengua como la suela de un zapato, y se la quita bebiendo cerveza.


¿Recuerda la campaña 'Si bebes, no conduzcas', protagonizada por Stevie Wonder?

Que la haga una persona ciega que no puede conducir, es chocante. A mí me retiraron el carnet de conducir en dos ocasiones. Puse en riesgo mi vida y la de los demás.


Son enfermos que hay que recuperarlos para la sociedad.

Yo fui alcohólico y he recuperado el control de mi vida y de mi mente gracias a la ayuda de ARA. Aquí contamos con un equipo formado por una médico, una psicóloga y un trabajador social; además de los monitores voluntarios. Todos trabajan en el Tratamiento Integral del Alcoholismo. Cuando observas que pasas todo el día bebiendo alcohol, es que necesitas apoyo porque tú solo no puedes. Aquí se trata de controlar tus emociones, porque si te pilla solo, una emoción puede activar el deseo de coger una copa. Tienes que decirte: ¡no y no!, porque en esto no hay medicina. En 36 años que tenemos de historia 15.000 personas han abandonado la adicción, algunas han recaído.


¿Dónde se encuentra la sede de ARA?

En carretera de Ronda, 301, en la capital. Nuestros teléfonos son 950 26 11 36 y 607 29 70 93. Nuestro email: [email protected] Estamos en redes sociales y hemos abierto un canal de Youtube: ARA Almería.

 

Temas relacionados
Entrevistas Alcohol Asociaciones

para ti

en destaque