Comiensa el repliegue de la Operación Balmis en Almería y la UME no volverá

La Legión reduce sus misiones y la UME no volverá si las cifras continúan en descenso

Trabajo de la UME en el Puerto de Almería
Trabajo de la UME en el Puerto de Almería La Voz

El dispositivo especial de seguridad diseñado por el Estado Mayor de la Defensa en el marco de la Operación Balmis comienza poco a poco a ceder espacio. La mejora global de las cifras sobre el impacto del coronavirus en la provincia de Almería permite la paulatina reducción de los trabajos desarrollados por los militares para la vigilancia y desinfección de espacios estratégicos como estaciones de transportes, residencias de ancianos y mercados.


La Brigada Rey Alfonso XIII de la Legión ha disminuido sustancialmente sus servicios en el ámbito civil, una decisión que le ha permitido recuperar su ritmo de trabajo en la instrucción y entrenamiento de las unidades, según han confirmado fuentes militares consultadas por LA VOZ DE ALMERÍA.


Del mismo modo, Defensa ha confirmado que los componentes del II Batallón de Intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME) no tiene previsto regresar a la provincia de Almería para los trabajos de limpieza de puntos de riesgo, como ya hizo en la primera fase de la crisis sanitarias, cuando la curva de contagios y fallecidos aún picaba en alto.

La UME dividió su recursos para atender a todas las provincias. El II Batallón de Intervención puso a 35 especialistas a disposición de las autoridades para desinfectar residencias (Íllar, El Ejido, Almería, etc.), la Lonja del Puerto de Almería y el centro penitenciario El Acebuche. Sin embargo, con la deseada caída de la cifras del virus, la UME se ha replegado nuevamente para optimizar sus recursos. Están preparados, pero, en principio, no volverán a Almería.


Los cambios han afectado igualmente a la actividad de la base militar Álvarez de Sotomayor de Viator. El coronel Ignacio Gabaldón, jefe de la Unidad de Servicios a la Base (USBA), confirmó en declaraciones a LA VOZ DE ALMERÍA, que en los próximos días la reducción en el número de misiones encomendadas en la Operación Balmis ofrecerá la posibilidad de realizan una profunda limpieza de todas las instalaciones del acuartelamiento de Viator. De este modo, las unidades también estarán listas por si se requiere nuevamente su esfuerzo en las calles de la provincia de Almería.




 Desde mediados del mes de marzo, la Brigada Rey Alfonso XIII (Almería y Málaga) se han desplegado en seis provincias de Andalucía, Castilla La Mancha y la Región de Murcia. En cambio, en los últimos días se han retomado con normalidad los esfuerzos en el adiestramiento (nunca se han abandonado completamente).


La Bandera del Cuartel General ha realizado ejercicios de tiro nocturno y la VII Bandera Valenzuela entrenamientos con fuego real en el campo de maniobras (nutrirá el próximo relevo en la misión de la EUTM Mali).

Adiestramiento
También se han reactivado sus tareas del Grupo de Artillería en Almería, Caballería en Málaga o la Bandera de Zapadores, según información difundida por la Fuerza Terrestre (Futer). La actividad vuelve poco a poco a la normalidad, aunque mucho de este entrenamiento y perfeccionamiento ha necesitado de la prevención de las mascarillas.


El respiro de la Operación Balmis en la provincia de Almería no significa que las unidades no estén disponibles ante nuevas necesidades en el servicio. De hecho, la Subdelegación del Gobierno ha recibido peticiones de apoyo en los últimos días, aún pendientes de resolver. Con una tendencia positivo en el virus, ahora no parecen prioritarias.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería