Del siglo XI a los 70: la vida en La Hoya

19 pozos que empezaron a usarse en época fatimí y siete viviendas, los principales hallazgos

Restos de vivienda encontrada en la ladera del cerro
Restos de vivienda encontrada en la ladera del cerro La Voz

Muchas han sido las sorpresas que han traído los estudios arqueológicos que se han realizado durante las obras de conexión entre la calle Pósito y la calle Almanzor. Desde elementos habituales por la zona en la que se trabaja como es la aparición de bolaños, de hecho uno de ellos está ya en el Museo de Almería, hasta la localización de restos de siete viviendas que demuestran que esa ladera del Cerro de San Cristóbal era un barrio en época medieval.


Los trabajos que desarrolla el Ayuntamiento a través de la empresa Glesa han permitido, según explica Carmen Mellado, la arqueóloga de la obra, “conjugar el desarrollo del vial y la obra con la conservación de los restos arqueológicos”.


En las excavaciones arqueológicas realizadas en la ladera del Cerro de San Cristóbal se han localizado un total de siete viviendas que habían excavado su ubicación en la roca. Explica Mellado que estos restos de viviendas “se corresponden con un urbanismo que se genera a partir del siglo XI, perteneciente al barrio de la Musala que nace tras la construcción de la muralla de La Hoya y cierra este macro arrabal que funciona desde el siglo XI hasta el finales de la época medieval” y que luego siguieron siendo reutilizados hasta el barrio de Las Perchas en los años 70.


Según los estudios arqueológicos realizados una vez localizada la trama urbana de la ladera, se continúa la investigación y en ella se localizan elementos del siglo XII y XIII, de época almohade y nazarí. 




Pozo de la red encontrada y que se usó del siglo XI al XV
Pozo de la red encontrada y que se usó del siglo XI al XVLa Voz

Hay que tener en cuenta que de los espacios encontrados se puede ver justo pegando al vial, la trama de una vivienda con cuatro habitaciones en dos alturas. Habitaciones diferenciadas por muros que han sido consolidados para su conservación y que en algunos casos, se puede ver como posteriormente se reutilizan haciendo crecer la altura en épocas posteriores.


Barrio
Según las investigaciones realizadas, este barrio contaba con vecinos con cierto nivel de vida como señala la presencia de una columna de mármol o de unos estucos en ellas.


Pero sin duda lo más llamativo de todo el trabajo realizado es la aparición de una trama de 19 pozos excavados en la roca que abastecían de agua al barrio ya que hacía las veces de aljibe.


Explicaba Mellado que se han excavado dos descubriendo que “existen galerías que los conectan. Hay acequias que debían conectarlos con una fuente que les abastecería cuando subiera el nivel freático por motivo de las lluvias”. 


En uno de los pozos se ha llegado a profundizar el estudio en más de dos metros y medio de profundidad y, además de localizar la presencia de las galerías, “se ha podido constatar la secuencia de materiales” que estaban acolmatados en el interior. 


La datación realizada de dichos materiales “de arriba hacia abajo, proceden desde el siglo XV hasta el XI, lo que demuestra es que en el XI ya estaban funcionando como demuestra el material de época fatimí localizado”.


Todo lo encontrado se ha documentado y la intención pasa también en este tramo de la obra por poder colocar en la zona algún tipo de panel u otro elemento en el que poder explicar lo localizado. 


Eso sí, se va a proceder a tapar los restos para su conservación. Explica la arqueóloga que “aquí lo que tenemos es la punta del iceberg de la arqueología por lo que se tomas las  medidas de conservación y protección adecuadas de cara al futuro”.


Compaginar
Con esta opción “dejamos el resto de la arqueología protegida y en su contexto de cara al futuro, quedando las zonas del exterior del vial preparadas por si en un futuro quisieran excavar y musealizar”. 


Y esperando en el museo están a todos los materiales, sobre todo cerámicos, que han ido apareciendo a lo largo de las excavaciones. De momento el inventario ya está realizado de “ 87 cajas de material” y calculan que una vez concluido “se pueden alcanzar el centenar”. 


Una vez que se haya culminado todo el inventario, como cada vez que se realiza una obra de este tipo, se procede a entregar a la Junta de Andalucía que habitualmente custodia los restos en el Museo de Almería, tal y como ya sucedió con todos los aparecidos en los estudios del subsuelo del Mesón Gitano. 


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/185995/del-siglo-xi-a-los-70-la-vida-en-la-hoya

 

Temas relacionados
Construcción Cerro de San Cristóbal Museo de Almería Andalucía Vecinos Lluvias Obras La Hoya Arqueología Mármol Urbanismo

para ti

en destaque