Llago: “Estamos preparados y dispuestos para cumplir la misión”

La Legión despide a los 580 militares destinados a la misión de la ONU en el sur de Líbano

La Brigada Rey Alfonso XIII cambia el gorrillo legionario por la boina azul de las Naciones Unidas y regresa a zona de operaciones para defender la paz en la franja fronteriza entre Líbano e Israel.


La base Álvarez de Sotomayor de Viator acogió el mediodía del sábado una parada militar para despedir con honores a los 580 militares destinados a la misión libanesa durante los próximos seis meses.


El acto estuvo presidido por el general Marcos Llago, jefe de la Legión y líder de la expedición. “Formamos hoy aquí ante nuestras familias y amigos para dar testimonio de que, una vez más, nuestro Ejército y su Legión están preparados y dispuestos para cumplir la misión allá donde se nos ordene”, dijo en su intervención en el patio de armas de la base.


“Ya son más de 99 años de una historia de cumplimiento de las órdenes con una única voluntad: el servicio a España y a todos los españoles”, añadió el general de brigada Marcos Llago.  “Nuestro anhelo ha sido y es la vida de campaña, la vida operativa, y sabemos que nuestra tarea fundamental es estar permanentemente preparados y dispuestos para ocupar los puestos de mayor riesgo y fatiga en la extrema vanguardia o en el lugar que se nos ordene”.


Los legionarios partirán en tres rotaciones hacia Beirut a partir del próximo 12 de noviembre. Darán relevo al contingente integrado esencialmente por la Brigada Guadarrama XII.


Su centro de operaciones estará en la base Miguel de Cervantes, instalada en una localidad de mayoría cristiana llamada Marjayoun y ubicada en el Valle del Jordán, en territorio libanés. Los legionarios tendrán el control del sector oriental de una Franja Azul, esto es, la zona del sur de Líbano controlada por las Naciones Unidas para evitar enfrentamientos con Israel.


Técnicamente, la misión es de apoyo a las LAF, fuerzas militares libanesas, y no debería suponer un riesgo militar directo contra las tropas españoles desplazadas a la región.


“Una parte de los aquí formados es afortunada en esta ocasión, sois los elegidos”, apeló el general Marcos Llago a sus soldados. “Tened presente que sois la imagen de España, que por vuestras conductas individuales y colectivas, de alguna manera, se puede juzgar a la sociedad española en su madurez y modernidad”.


Contingente El general jefe de la Brigada Rey Alfonso XIII insistió en el pacto ético de servicio público y ejemplaridad asumido por el contingente. “Sois y tenéis que ser los mejores embajadores de nuestro Ejército y de nuestra sociedad. Tengamos presente que España, a través de su Ejército, ha incrementado su prestigio allá donde va y que ese prestigio estamos obligados a preservarlo”.


Es la cuarta vez que la Legión despliega en Líbano desde aquella misión inicial en agosto de 2006. España se sumó a los cascos azules de la ONU para intervenir en el área tras 34 días de guerra entre Líbano e Israel.


El país hebreo invadió un amplio espacio del sur de Líbano en la persecución de las posiciones de las milicias de Hezbolá y llegó a bombardear la capital Beirut.  España asumió una región devastada en torno a la localidad de Marjayoun y ahora vuelve de nuevo para continuar con las labores de pacificación.


El contingente está integrado por cerca de 600 hombres al mando del general de brigada Llago Navarro. La mayoría de este personal son legionarios pertenecientes al Cuartel General, Tercio Don Juan de Austria, Grupo de Artillería de Campaña, Bandera de Zapadores, Grupo Logístico y Bandera de Cuartel General. A este nutrido grupo se unen miembro de otras unidades como los de la Agrupación Apoyo Logístico número 21.


El general Llago hizo referencia en su discurso a la segunda misión internacional que asumirá la Legión este año: Mali. Los legionarios, fundamentalmente del cuartel de Ronda, viajarán también este mes de noviembre  a una misión internacional, en esta ocasión centrada en el adiestramiento de tropas locales frente a la amenaza yihadista en la región. “No quiere olvidar tampoco que más unidades legionarias desplegarán en los otros escenarios asignados de Mali, Afganistán e Irak y algunos compañeros que de forma individual, pero sin dejar de ser parte de la Legión, ocuparán por su cualificación y disponibilidad puestos en el exterior”, aseveró el general.


Los soldados partirán a Líbano el próximo martes presumiblemente desde el Aeropuerto de Almería (a la espera de confirmación de la hora exacta). Volará a Beirut y desde allí hará un traslado de unos 150 kilómetros hasta Marjayoun. El contexto de la zona y el relevo de unidades ya ha sido supervisado por mandos legionarios desplazados a Líbano el pasado verano.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería