Cultura rechaza el proyecto de reforma de la iglesia de San Juan

La parroquia pretendía abrir una puerta para la sacristía y dejar en piedra los muros

Muro en el que se pretende abrir una puerta en la iglesia de San Juan
Muro en el que se pretende abrir una puerta en la iglesia de San Juan La Voz

La parroquia de San Juan tenía previsto llevar a cabo algunos cambios estéticos y prácticos que, finalmente, no se convertirán en una realidad; al menos, por el momento.

Todo, tras un informe de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico desfavorable para el proyecto de reforma y mantenimiento del templo presentado y promovido por el párroco, don Tomás Cano.


El proyecto

La reforma prevista para San Juan se sustentaba en dos pilares fundamentales: el primero de ellos, se pretendía abrir una puerta a la calle San Juan para que la sacristía del templo tuviera, por fin, un acceso independiente. La obra habría consistido en agrandar el hueco de una de las dos ventanas que ya tiene la sacristía a la calle San Juan para convertirlo en una puerta.


Sin embargo, la puerta ha sido la primera cuestión rechazada por el informe de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico. A pesar de que esa misma fachada cuenta con una puerta de acceso al almacén del supermercado contiguo a la iglesia de San Juan, la Comisión informa desfavorablemente de esta parte del proyecto por considerar que “no es una obra de conservación en un edificio al que el plan general otorga Nivel 1 de protección”, tal y como reza el informe público de la Delegación Territorial de Almería de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico.


El interior

Si la primera parte del proyecto presentado por la parroquia de San Juan buscaba un aspecto práctico para la vida parroquial (a día de hoy, el acceso a la sacristía se lleva a cabo por la puerta principal del templo, cruzando la nave y el propio altar), la segunda era simplemente estética: la intención de la parroquia es retirar la pintura de los paramentos verticales del interior del templo para dejar vista la piedra de los vetustos muros de la iglesia de San Juan. Sin embargo, la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico también ha dado la negativa por respuesta en este aspecto.


En este caso, tal y como detalla el informe, esta parte del proyecto tendría un defecto de forma y “se considera que la documentación presentada está incompleta”.

El motivo no es otro que la ausencia, en el proyecto presentado, de documentos que justifiquen cuál era la imagen original que se pretende recuperar para los muros y, además, también faltaría indicar qué medidas de protección cabría tomar para proteger los elementos que se encuentran alrededor de las áreas a las que habría que retirarle la actual pintura blanca del interior de la iglesia.


De esta forma, y tras meses esperando una respuesta de Cultura para iniciar unas obras para las que la parroquia cuenta con los fondos necesarios, el informe ha sido desfavorable y, en caso de pretender llevar a cabo estas reformas, toca ahora iniciar una batalla burocrática. En declaraciones a este medio, Tomás Cano ha anunciado que presentará alegaciones de forma inminente para poder rescatar, al menos, una parte del proyecto.


Si bien la apertura de una puerta a la calle de San Juan parece actualmente inviable, lo cierto es que la retirada de la pintura de los muros sí parece posible. Por eso, en las últimas semanas el párroco de San Juan ha estado recabando información para hallar imágenes del pasado que atestigüen que, efectivamente, los muros originales no tenían pintura blanca. No obstante, Cano recuerda que la iglesia de San Juan no es Bien de Interés Cultural (BIC), sino que lo es el ‘mihrab’ de la antigua mezquita que se conserva en su interior y que, como recalca el informe, cuenta con una protección que afecta a su entorno en una distancia de 50 metros, impidiendo las obras

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería