La víctima de El Puche pudo ser torturada durante dos o tres días

Los dos detenidos ingresan en prisión, acusados de asesinato

Momento del traslado de los detenidos por la Policía Nacional.
Momento del traslado de los detenidos por la Policía Nacional. La Voz

Los dos detenidos por la muerte de un hombre de 48 años en El Puche pudieron haberle torturado “durante dos o tres días” antes de que fuera encontrado atado de pies,  manos y cuello en la cama de su casa, y en grave estado por los servicios de emergencias del 061 y la Policía Local, según fuentes de la investigación.


Aunque J.L. murió solo un día después, el pasado martes, debido a las terribles palizas que recibió, sus torturadores también le habrían practicado cortes en diferentes partes del cuerpo con un cuchillo de grandes dimensiones que fue encontrado en el suelo de la estancia con restos de sangre. Se trataba, en todo caso, de heridas practicadas con la supuesta intención de provocar más dolor a la víctima, no de matarla, como ha precisado un portavoz de la Policía Nacional, encargada de la investigación, a este periódico.


Investigación especialmente compleja La Policía ha informado de que la  investigación del caso ha sido especialmente compleja, más aún tras  el fallecimiento de la víctima. Sin embargo, las pesquisas policiales, los vestigios y la inspección ocular dieron sus frutos casi de inmediato, logrando la identificación de dos personas, un varón y una mujer de nacionalidad española, cuya complicidad habría asegurado la consumación del asesinato.


Aunque se ha podido saber que tanto la víctima como los dos detenidos consumían sustancias estupefacientes habitualmente, los investigadores han descartado que el móvil del crimen esté relacionado con un ajuste de cuentas por asuntos de drogas. Sobre todo porque el fallecido era un indigente que vivía de la caridad de sus vecinos, y solía alimentarse con la comida que le daban a diario otros vecinos del barrio. Aunque unas fuentes consultadas mantienen que a día de hoy se duda de que víctima y supuestos verdugos llegaran a conocerse, otras afirman que detrás de lo sucedido pueden estar los celos.


Los detenidos, J.S.S, y E.M.B.G, de 48 y 39 años de edad respectivamente, han ingresado en prisión preventiva, tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número uno de los de Almería en funciones de guardia, acusados de un delito de asesinato. La investigación continúa abierta.




 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería