La acusación popular pedirá la prisión permanente para Ana Julia Quezada

La familia pidió que la memoria del niño no se utilizara en la campaña por la cadena perpetua

La acusación popular pedirá la prisión permanente para Ana Julia Quezada
  • Concentración en la Ciudad de la Justicia de Almería durante la declaración de Ana Julia Quezada en marzo
  • La Voz
  • Javier Pajarón
  • 01.08.2018

La Asociación Clara Campoamor solicitará una condena de prisión permanente revisable para Ana Julia Quezada por el asesinato del pequeño Gabriel Cruz Ramírez el pasado 27 de febrero en una finca de Rodalquilar (Níjar). La acusación popular observa un comportamiento de “psicópata” en la autora confesa del crimen y solicitará la sanción más severa  contemplada en el actual  Código Penal. “No puede volver a pisar la calle”, señalan fuentes de la entidad consultadas por LA VOZ DE ALMERÍA.


Aunque el trámite judicial para la calificación de los delitos está aún lejano, la decisión choca, a priori, con la posición expresada por la familia del pequeño Gabriel Cruz, reacia a la aplicación de la cadena perpetua. De hecho, en una rueda de prensa ofrecida a principios del mes de abril, Ángel Cruz y Patricia Ramírez solicitaron públicamente que el nombre del pequeño desapareciera de la campaña de recogida de firmas para la prisión permanente revisable y que no se utilizara con fines políticos.


“Pedimos que no se coloque en este sitio donde de manera espontánea bajan muchos niños, con miles de gestos de cariño que no tienen nada que ver con el debate que ahora mismo hay a nivel político”, afirmó Patricia Ramírez en un encuentro con los medios en Níjar. La familia afeaba así la concentración a favor de la  cadena perpetua revisable a la que asistieron importantes dirigentes provinciales del Partido Popular como Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería, Javier Aureliano García, vicepresidente de la Diputación Provincial, o el senador Luis Rogelio Rodríguez-Comendador.


La Asociación Clara Campoamor ha expresado su “total respeto” a la decisión que tome en la familia sobre las peticiones de prisión, no obstante, se muestra decidida a solicitar la prisión permanente. Ahora bien, antes debe confirmarse la presencia de la asociación en el proceso penal. El magistrado Rafael Soriano, titular del Juzgado de Instrucción número Cinco de Almería, admitió la personación de la Asociación Clara Campoamor en el Caso Gabriel Cruz. Sin embargo, el auto está recurrido y se espera a la decisión definitiva de la Audiencia Provincial de Almería.


El siguiente paso será el levantamiento definitivo del secreto de sumario. El instructor mantiene el velo sobre 17 páginas del procedimiento y espera nuevos informes de la Policía Judicial de la Guardia Civil. Este trámite podría producirse el próximo otoño y cerrará la instrucción a la espera únicamente de posibles pruebas solicitadas por las partes. Entonces, Ana Julia Quezada tendrá que regresar a la Ciudad de la Justicia de Almería para comparecer por cuarta vez ante el magistrado instructor de la causa, declarada compleja.


Finalmente se dará traslado a las partes para calificar los hechos, antesala de la celebración del futuro juicio con jurado popular en la Audiencia Provincial de Almería (Sección Segunda o Sección Tercera). Las previsiones apuntan a la celebración  ante el verano de 2019 si no se producen dilaciones.

La secuencia
Ana Julia Quezada permanece en prisión provisional en el módulo uno de El Acebuche desde el pasado 15 de marzo. Cinco días antes fue arrestada por agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial (UOPJ) y de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil con el cadáver del niño en el maletero de su coche, inmovilizado a las puertas de su residencia en la Puebla de Vícar.


Tras un duro interrogatorio, la sospechosa confesó la autoría del crimen. No obstante, aseguró que la muerte por asfixia se produjo de forma accidental durante una discusión con el niño de ocho años en la finca de Rodalquilar y que ocultó el suceso por miedo.  La Guardia Civil y el propio juez instructor cuestionan seriamente esta versión. El informe forense confirmó que Gabriel Cruz tenía golpes en la cabeza que se habría producido durante la maniobra para asfixiar al niño con sus propias manos.


También se detectaron durante la investigación movimientos para ocultar el cuerpo en la propia finca, que visitaba a diario, incluso, en compañía de familiares. Ana Julia Quezada de 44 años desenterró el cuerpo del niño una mañana de domingo, en mazo, y lo introdujo en el maletero. Luego condujo hasta Vícar entre insultos e, incluso, manifestó su intención de tirar el cadáver en un invernadero cercano a Retamar.

newsletter


  • BOLETÍN
    DE NOTICIAS
    Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada RECIBIR
    • BOLETÍN
      DE NOTICIAS
    • Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

    • RECIBIR