;¡Adiós, pescaíto!;, por Juan Torrijos

"Hoy te decimos adiós, ‘pescaíto’. Hoy te llora Almería, España toda, pero hay que dar respuestas"

;¡Adiós, pescaíto!;, por Juan Torrijos
  • Mensaje de despedida al pequeño Gabriel Cruz.
  • La Voz
  • Juan Torrijos
  • 13.03.2018

Y miles desfilaron por la capilla ardiente en Diputación a decirle adiós a Gabriel, el que ya será para siempre “el pescaíto” de los almerienses. ¿Sólo de los almerienses? La respuesta de todos los españoles ha sido deslumbrante. Ocho años, sólo ocho años había cumplido Gabriel cuando le han arrebatado alevosamente la vida. Una vida entera por delante, un mar frente a su casa donde tenía puestas ilusiones de futuro, una familia a la que abrazar cada mañana y un futuro de abrazos y caricias aún por recibir. Almería se ha movido en estas últimas horas entre la tristeza y la rabia, entre el doloroso silencio y el grito, entre la amargura y la esperanza de que exista un mundo mejor donde se encuentre ahora Gabriel, donde se respete la sagrada vida de los niños, esos críos que con ocho años te enseñan a través de sus ojos, sus sueños y sus preguntas el mejor de los mundos y que nosotros somos capaces, vilmente, de hacer desaparecer.


La lección dada por los ciudadanos de cualquier rincón del país ante la desaparición y posterior muerte del “pescaíto” almeriense ha sido de las que se guardan para siempre en el corazón, de las que consiguen que volvamos a creer en el ser humano, de que quizás no hemos perdido todos los valores, que es posible que anden algo escondidos y que cuando aparecen, como en esta ocasión, nos hacen llorar de emoción y hermosas imágenes se han visto de ello. No todos los comportamientos han sido admirables, con tristeza hemos de reconocerlo, pues alguna voz ha dado la nota de su podredumbre humana en las redes sociales, pero de esos desalmados qué se puede esperar. Patricia Ramírez y su familia se han visto protegidos, acompañados, consolados durante estos terribles días que han vivido por unos voluntarios que no han abandonado en ningún momento la búsqueda y la esperanza de encontrar con vida a su “pescaíto” y por unos ciudadanos que desde la distancia les han trasmitido en todo momento su cariño, su apoyo, su consuelo.


Las caras de más de doce mil almerienses en la tarde noche del domingo expresaban, con el más clamoroso de los silencios, el sentimiento de toda una sociedad.
 


newsletter


  • BOLETÍN
    DE NOTICIAS
    Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada RECIBIR
    • BOLETÍN
      DE NOTICIAS
    • Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

    • RECIBIR