Oria

Los empleados del centro de menores reprochan las informaciones “falsas”

Los sindicatos defienden a los profesionales y lamentan el escaso apoyo de algunos “compañeros“

Instalaciones del centro de menores.
Instalaciones del centro de menores. La Voz

La muerte de un joven  de 18 años en el centro de menores ’Tierras de Oria’ el pasado mes de julio tras ser contenido al protagonizar un episodio violento ha provocado una cascada de informaciones de todo tipo en torno a este caso. Ahora, los representantes sindicales de los trabajadores han salido en defensa de los profesionales del centro situado en Oria. En un comunicado firmado por representantes de UGT, CCOO y USO, estos se muestran “orgullosos por el honesto y transparente trabajo que venimos realizando desde hace más de 17 años”.


Los trabajadores subrayan que, pese a la “difícil tarea” que desempeñan, mediante “dedicación plena, esfuerzo y aportando todas nuestras capacidades profesionales en pro de la atención e inserción laboral y social”, consiguen “los objetivos y porcentajes de reinserción” que  reseñan como “notables” ya que según los datos oficiales dicha reinserción “alcanza el 80%”. Antes de comentar el episodio del pasado mes, recuerdan que desde 2002 “hemos recibido más de 2.400 jóvenes” con “perfiles dificilísimos”, algunos de “gravedad y violencia extrema”. Esto “no significa que con estos perfiles no mantengamos la misma dedicación y atención, o más si cabe”. 


De hecho, los firmantes del comunicado reconocen que el joven fallecido respondía a “este perfil”, el de menores o jóvenes “con medidas de deshabituación de tóxicos, con unos consumos de sustancias alarmantes a esas edades”. Acerca del joven fallecido, reconocen encontrarse “abatidos y destrozados” porque “es todo lo contrario a lo que realizamos en nuestro centro, porque todo el personal cree en los jóvenes”, explicando a continuación que “lo que aquí fabricamos es vida, la oportunidad de vivir con un mínimo de dignidad y visión de futuro” para que “tengan el derecho de vivir como cualquier persona” aún “habiéndose equivocado y sufrido infinidad de dificultades”. Los representantes de los empleados afirman entender “el dolor de la madre” a la que “un día antes del fallecimiento, el centro puso a su disposición los medios para que pudiera desplazarse a Oria y ver a su hijo” y muestran el “más sentido pésame de parte de toda la plantilla de trabajadores”, recordando que “en este centro siempre intervenimos educativamente, como no podía ser de otra manera”.


“No se puede dudar”
Sin embargo, el escrito manifiesta que “a veces no es suficiente para reconducir una conducta agresiva” y hay “que recurrir a mecanismos de contención que autoriza la ley para impedir que el joven se haga daño o se lo pueda hacer a otras personas”. Algo que se aplicó con el joven fallecido al llegar a un estado de ”violencia extrema” y “lo peor que podía pasar” sucedió. “No damos crédito ante una desgracia tan grande. Hemos perdido a una persona, todo nuestro trabajo, todas nuestras intervenciones y el protocolo de tratamiento se desmoronan”. 


Así, los firmantes entienden que “no se puede dudar de la labor desempeñada a lo largo de todos estos años” ya que “esta plantilla no se merece la falta de consideración, desacreditación y malas críticas por parte de nadie”, por lo que “repudian” tanto “los ataques como la información no contrastada que daña directamente nuestra imagen, profesionalidad y dignidad” así como “la del centro”. Informaciones que consideran “falsas” y que incitan “al sindicato CNT y al partido independentista Nación Andaluz a manifestarse en las puertas del centro, aprovechándose y utilizando el dolor de una madre diciendo barbaridades y desprestigiando el buen hacer de la plantilla.


Críticas y apoyos
Los profesionales tampoco entienden “cómo compañeros de CCOO no se ponen en contacto con nosotros, con sus compañeros y afiliados de este centro para darnos su aliento” sino que “hacen todo lo contrario: poner en duda nuestro trabajo”. Quienes firman el manifiesto ven en estas actitudes intereses “políticos” y “comerciales”. 


Por ello, instan a “jueces, fiscalías y Consejería de Justicia” a que “investiguen “ y “nos aconsejen y corrijan constructivamente las deficiencias en la que podamos incurrir, pero que no permitan que se atente contra nuestra dignidad”, al mismo tiempo que agradecen “de corazón a todos” los jóvenes “así como a sus familias” y a profesionales de “instituciones públicas y privadas por su a”poyo mostrado en los últimos días. y que “tanto necesitamos en estos momentos”.