AINIA desarrolla un nuevo método de análisis para el control de plaguicidas

Detecta de manera rápida el óxido de etileno, un plaguicida actualmente prohibido en la UE

Los laboratorios de AINIA, primeros en realizar en España este tipo de análisis
Los laboratorios de AINIA, primeros en realizar en España este tipo de análisis

AINIA ha desarrollado un nuevo método de análisis para el control de residuos de plaguicidas en alimentos. En concreto, la metodología detecta el óxido de etileno en semillas destinadas a la alimentación.


Se trata de un análisis mediante tecnología GC-MS (cromatografía gaseosa, acoplada a la espectrometría de masas)  para determinar el óxido de etileno en alimentos. “Contamos con un método rápido y sensible, con un límite de cuantificación inferior a 0,05 mg/Kg, que permite verificar que no supera el nivel máximo establecido por ley”, ha subrayado Roberto Ortuño, responsable de seguridad alimentaria de AINIA.


El pasado mes de septiembre el RASFF (Rapid Alert System Feed and Food) notificó la presencia de niveles muy elevados

de óxido de etileno en determinados lotes de semillas de sésamo originarias o procedentes de la India, que habían sido introducidos en la Unión Europea. Estos niveles superaban más de 1.000 veces el límite máximo de residuos de 0,05 mg/kg de óxido de etileno establecido, lo que originó que se intensificaran los controles en frontera de óxido de etileno en semillas de sésamo procedentes de la India.


Por este motivo, a partir de octubre, se aumentaron los niveles de control oficial, subiéndolos hasta el 50% para residuos de plaguicidas y específicamente de óxido de etileno, en las partidas de semillas de sésamo procedentes de la India que llegan a la UE.



Riesgo para la salud


Esta contaminación constituye un grave riesgo para la salud humana, ya que el óxido de etileno está clasificado como un mutágeno de categoría 1B, un carcinógeno de categoría 1B y un tóxico para la reproducción de categoría 1B. Asimismo, su uso como sustancia activa en productos fitosanitarios en la UE no está aprobado, pero sí se utiliza en países terceros.


De esta manera, los laboratorios de AINIA, primeros en realizar en España, este tipo de análisis aumenta así su oferta

analítica en materia de residuos de plaguicidas, adaptándola a las nuevas necesidades de las empresas y contribuyendo al mismo tiempo a mejorar la protección de la salud de los consumidores.

 

Temas relacionados
Agricultores Tecnología Contaminación Jugadores

para ti

en destaque