Los regantes de FERAL distribuyen 50.000.000 de metros cúbicos de agua

Esta cifra corresponde al periodo desde que comenzó el Estado de Alarma

El pantano de Benínar, uno de los recursos hídricos de la provincia.
El pantano de Benínar, uno de los recursos hídricos de la provincia. La Voz

La Federación de Regantes de Almería FERAL, a través de las comunidades de regantes que conforman la Federación, ha distribuido 50.000.000 de metros cúbicos de agua para riego desde que se decretara por parte del Gobierno de España, el pasado 14 de marzo, el Estado de Alarma. 


Según ha señalado el presidente de FERAL, José Antonio Fernández Maldonado, “el incansable trabajo de los regantes ha servido para que los mercados no se hayan desabastecido de frutas y hortalizas almerienses que han estado a disposición de los consumidores” por todo ello también ha querido mostrar su “agradecimiento a todos los agricultores y sus familias que son el sustento para que nuestros productos sigan en los mercados. Su trabajo ha vuelto a poner de relevancia el esfuerzo que se hace en la provincia por mantener un os productos de máxima calidad”.


Del mismo modo, José Antonio Fernández Maldonado ha recordado que “los regantes de la provincia han mantenido también en sus puestos a todo el personal que ha venido desarrollando su trabajo bajo las condiciones de máxima seguridad que se fijaron por parte del Gobierno tras la declaración del Estado de Alarma”. 400 trabajadores “que han garantizado el suministro de agua” y que, según ha recordado el presidente de FERAL, “vuelve a poner énfasis en que sin agua nuestro modelo productivo sería inviable, no podría existir, por eso los regantes seguimos sabiendo aprovechar cada gota de la mejor manera posible”.


Por citar solo algunos ejemplos, esos 50.000.000 de metros cúbicos de agua tienen como fuente diferentes procedencias en las que se sustenta el modelo agrícola de la provincia. El agua distribuida por los regantes almerienses proviene tanto de los acuíferos, como de los trasvases del Negratín-Almanzora o del Tajo-Segura, de la desalación o de la regeneración de aguas.



Partes considerables han llegado a la geografía provincial para la zona del Almanzora provenientes de los trasvases donde se ha recibido la dotación del Negratín y del Tajo-Segura después de haber pasado unos meses con cierta incertidumbre por la paralización de los mismos. Como también ha llegado de la desaladora de Carboneras tanto para esta zona de la provincia, lo que además ha permitido acumular agua en el Embalse de Cuevas del Almanzora, como para los regantes del campo de Níjar, cuyas características hacen que sea su fuente para proceder al riego.


Este trabajo realizado por los regantes permite en otras zonas de la provincia el mantenimiento de los acuíferos ya que siguen aprovechando todas las vías de procedencia como, por ejemplo, en la zona del Poniente almeriense o en la Junta Central de Usuarios del Río Adra, así como el uso de aguas regeneradas en la parte del Bajo Andarax con la Comunidad de Regantes de Las 4 Vegas. 


“Todo esto demuestra que nuestro sector no ha parado, ni en producción ni en comercialización. Un trabajo de todos los que componemos esa gran familia de regantes y que se ha venido desarrollando día y noche”, ha recordado José Antonio Fernández Maldonado.


Todos los trabajadores han estado realizando sus tareas


Por hacer un rápido resumen, hay que significar que las plantillas de las comunidades de regantes “han estado realizando su trabajo habitual, eso sí, con las lógicas medidas de prevención que se recogen en el Estado de Alarma decretado por el Gobierno de España el pasado 14 de marzo”, ha incidido el presidente de FERAL. El trabajo que se hace en los invernaderos ya contaba con medidas de protección y el distanciamiento necesario, con la particularidad que existe en diferentes zonas de trabajo donde no es posible mantener una distancia de dos metros entre trabajadores. 


Atendiendo a las particularidades de cada zona, también se ha tenido en cuenta la organización de turnos apropiados para continuar atendiendo con normalidad el quehacer cotidiano. “Las 400 personas que forman esas plantillas de trabajadores han estado operativas y disponibles en todo momento, tanto para producir y distribuir agua las 24 horas del día, como para atender las incidencias acaecidas durante el estado de alarma”, ha recordado José Antonio Fernández Maldonado.


Los trabajadores han permanecido en momento informados de las medidas de protección adecuadas y se les ha provisto de todo material de protección frente al coronavirus.

 

Temas relacionados
Carboneras Cuevas del Almanzora Invernaderos Comunidades de regantes Campos de Níjar Estado de alarma Adra Agua

para ti

en destaque