La peor campaña de sandía de invernadero de la última década

A punto de concluir, el balance resulta altamente negativo

Llega el turno de las sandías cultivadas al aire libre
Llega el turno de las sandías cultivadas al aire libre La Voz

La climatología no ha dado respiro a las producciones almerienses de sandía y de melón de las últimas semanas en lo que se refiere a las que se cultivan en invernadero. De hecho la pasada semana la climatología empeoró en buena parte de Europa, con precipitaciones abundantes en países como Gran Bretaña, Irlanda o Dinamarca, y la previsión no apunta a que pueda mejorar en esta semana.


La consecuencia es que los precios no han conseguido levantar cabeza, al menos en la proporción esperada y si bien se ha producido un ligero aumento en las cotizaciones, sobre todo en la sandía mini rayada, que se ha pagado a 31 céntimos desde los 27 céntimos a que se pagaba la semana anterior.


Fin de campaña
El dato de las ventas de sandías es malo para el productor y para las empresas comercializadoras. Según recoge en su informe de seguimiento de la campaña, el Observatorio de Precios y Mercados señala que varias comercializadoras de la provincia, son programas y contratos suscritos con la gran distribución, se han visto obligadas a realizar compras de sandías por encima del precio de venta para cumplir con esos acuerdos.


El mercado europeo, destino de la mayor parte de las producciones almerienses, sigue frenado por esas condiciones meteorológicas adversas y, aunque probablemente esta semana aumenten las temperaturas, la sandía de invernadero de Almería posiblemente no llegará a tiempo al ser sustituida por las de otros orígenes.


De hecho el Observatorio, dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, señala que la campaña de sandía se encuentra prácticamente finalizada a estas alturas del año porque en las últimas semanas de junio las producciones se solapan con la cultivada al aire libre en la zona del levante provincial y con las del sur de Murcia.


Promoción en destino
En las últimas semanas las grandes cadenas de supermercados europeos están realizando acciones promocionales de sandía, principalmente de calibres pequeños, aunque por ahora no se aprecian signos de recuperación en los precios en origen, además de que en Almería se producen ahora calibres más grandes.


La competencia aumenta a medida que aumenta el calor y las sandías almerienses tienen que rivalizar en los mercados con un volumen creciente de producto cultivado al aire libre en Murcia, Sevilla, Valencia o Ciudad Real, al tiempo que aumenta la llegada de sandías desde Grecia, Italia o Marruecos.


Mercado español
El melón está salvando algo mejor esta campaña, complicada por la meteorología, y es así porque, a diferencia de la sandía, el consumo nacional es el principal mercado, sobre todo del tipo piel de sapo, que ha llegado a superar los 60 céntimos por kilo en las últimas semanas. Las condiciones climatológicas en España han aumentado la demanda.


Al igual que ocurre en el caso de la sandía, la previsión del Observatorio de Precios y Mercados indica que en la segunda mitad de junio Murcia ofertará volúmenes significativos de este y de otras variedades de melón, tomando el relevo de Almería que reducirá significativamente su presencia en los mercados.


Tomate al alza
A partir de esta semana Almería reduce significativamente la oferta de tomate, pero a cambio ya se está produciendo una acusada subida de las cotizaciones en origen, según los autores del informe del Observatorio, que explica que la producción invernada es muy reducida este mes de junio y gran parte de las fincas ya se han arrancado.


Las producciones de verano comienzan progresivamente a partir de ahora y lo hará con un tomate de calidad óptima. El origen de esos tomates distribuido por las comercializadoras almerienses se irá trasladando a zonas situadas más al norte de la provincia y de la sierra granadina, donde las temperaturas no son un factor limitante.


El rico gazpacho
En los próximos meses la mayor parte de los países europeos disponen de producción propia y, por tanto, el tomate almeriense pierde representatividad en los volúmenes de exportación. Ahora es el mercado nacional el que juega un papel crucial como receptor de los tomates almerienses, impulsado por ese incremento en el consumo de los españoles, y también por la ‘sana costumbre’ de preparar gazpachos y salmorejos, ambos fuentes de salud.

 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail
Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.