El futuro del campo y de la mar en el Círculo Mercantil

Se llenó como nunca (o casi nunca) de gente del agro almeriense el Salón Noble

La consejera de Agricultura Carmen Crespo ayer en el Desayuno Coloquio de LA VOZ.
La consejera de Agricultura Carmen Crespo ayer en el Desayuno Coloquio de LA VOZ.

De pronto reveló Crespo el precio en la pizarra de un kilo de sandía -veinte céntimos- y la sala noble del Círculo, repleta de empresarios, representantes sindicales, políticos y técnicos de la administración, enmudeció. No por mucho repetirlo se soluciona el problema: la Ley de la Cadena alimentaria no funciona, sigue sin funcionar desde hace años y la provincia europea que más lo sufre es la que aparece en el mapa entre Murcia y Granada. LA VOZ, con el patrocinio de la Fundación Unicaja, organizó ayer un nuevo desayuno coloquio titulado “Hacia una agricultura, ganadería y pesca más sostenible y competitiva", con la intervención de la consejera del ramo, Carmen Crespo, que, a tenor del llenazo en las mesas circulares, había despertado una acentuada expectación. Y no defraudó en el atril la abderitana, quien, con el bisturí de la palabra, fue diseccionando el agro andaluz y almeriense, sin obviar varapalos a los gobiernos antecesores en la Junta de Andalucía. Despejó en largo cuando le preguntaron desde el auditorio por el nuevo Pacto del agua, por los trasvases y desaladoras y regateó en corto cuando se trató de hacer ver que bajando los impuestos se genera mayor productividad. 


Durante más de media hora, la consejera habló con claridad meridiana -mirando al frente- de los retos del campo almeriense, de los desafíos de la pesca de bajura y de la amenaza de la despoblación rural, junto al mayor centro urbano de la provincia como es el Paseo de Almería. “Querido Gabriel, querido Paco, Querida Susana, Querido Eugenio, Querido Ramón, Querida Arantxa, Querido José María”, para casi todos los representantes políticos y empresariales de la sala tuvo acotaciones Crespo, dando muestras de seguridad de que domina lo que tiene entre las manos -que no es poco- tras haber rebasado con creces sus primeros cien días de gobierno.


Le había precedido en el estrado Sergio Corral, director general de la Fundación Unicaja, quien vino a reafirmar la potencialidad agrícola almeriense dentro un PIB que supera los 15.000 millones de euros. Corral, quien disfruta dentro de sus activos del equipo de Analistas Económicos de Andalucía, uno de los más aseados grupos de expertos de la micro y de la macro regional, lanzó flores a Almería, como la provincia que ha dejado de ser la campeona del paro andaluz a convertirse en la que menos tasa de desempleo sufre -por debajo del 20- y la que disfruta de una mayor tasa de ocupación y de población activa.


Fue el primer desayuno de trabajo, ante un colectivo omnímodo, al que se enfrentaba Crespo desde su nombramiento como titular de Agricultura del Gobierno autónomo y dejó claro que la sostenibilidad no es un título más, “es un reto”, enfatizó ante la atención de los presentes, entre los espejos y columnas jónicas del Círculo que preside Francisco Balcázar. Habló la consejera del crecimiento del campo almeriense, de la salud que exporta la provincia a través de los camiones de frutas y hortalizas que llegan a diario a la vieja Europa y que suponen el 40% del PIB provincial; habló de los pasos de gigante que se han dado por parte de los profesionales, “a pesar de que solo se ejecutó el 24% del presupuesto de ayudas para los agricultores el pasado año y se devolvieron a Europa 116 millones”; recordó Crespo.


Dejó también como corolario de sus ideas políticas para el campo almeriense que es necesario incidir en la simplificación de los trámites burocráticos y en la agilización de expedientes como los de ayudas a los jóvenes agricultores. “Necesitamos crear empleo en la agricultura, porque eso nos ayuda a fijar la población al territorio y eso se consigue con el relevo generacional, en la actualidad el 63% de los agricultores tienen entre 41 y 65 años.


Informó a los representantes de las organizaciones que allí estaban, como Andrés Góngora y Pascual Soler, que el nuevo equipo de la Junta ha rellenado más de 40 folios dedicados a justificar la necesidad de una rebaja fiscal por tornados o virosis, “pero es una decisión del Gobierno central”.


Entre dónuts y cafés, entrando el sol a raudales por las ventanas, Crespo salto de la tierra al mar y avanzó que llegarán más ayudas por parada temporal este año para los 200 armadores almerienses y así, sin dejarse ni un tema en el tintero, fue rubricando desde el atril el desayuno-coloquio, Carmen Crespo, mientras sonaban algunos ¡bravos! con acento abderitano desde el parqué.


 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail
Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.