Una empresa murciana lleva la economía circular a la desalación de agua

Useful Wastes nace para reducir el impacto ambiental y transformar la salmuera en lejía

Cristina Varona y Ricardo Martínez, fundadores de Useful Wastes.
Cristina Varona y Ricardo Martínez, fundadores de Useful Wastes. Agricultura 2000

La sobreexplotación de los acuíferos naturales es una amenaza ambiental, pero también es un riesgo para los intereses de las empresas agrícolas almerienses. El problema viene de largo y, en los últimos años, los usuarios del agua han emprendido acciones para recuperar los acuíferos de la provincia y ampliar el abanico de recursos hídricos para la agricultura. En este contexto, el agua desalada se presenta como principal alternativa a futuro.


Las administraciones parecen estar comprometidas con esta afirmación; el pasado marzo, el Gobierno aprobaba un decreto para incentivar las inversiones y obras en plantas desaladoras. Además, hace unos meses el anterior Ejecutivo anunciaba unas inversiones en materia de desalación hasta el año 2020 que ascendían a 56,5 millones de euros. Para Almería, esto supondría aumentar la capacidad de su plantas de 72 hasta los 98 hectómetros cúbicos.


A pesar de que se percibe como una respuesta a un problema ambiental, la desalación de agua también plantea retos en este sentido, siendo el más acuciante el vertido de salmuera a los mares cercanos a las plantas, que han causado graves problemas como la destrucción de parte de la pradera de Posidonia en las playas de Ibiza.


Ante este reto de carácter tecnológico, existe una empresa fundada en Murcia y crecida en Navarra que, desde hace poco más de dos años, introdujo una solución para reducir el rechazo industrial del agua desalada. Su nombre es Useful Wastes y su propuesta también es válida para la industria agroalimentaria dedicada a la transformación y confección de productos frescos.



Una solución integral 

La historia de Ricardo Martínez y Cristina Varona, fundadores y promotores intelectuales de Useful Wastes, se remonta a la etapa final de su época universitaria, cuando con 22 y 23 años respectivamente decidieron concurrir a un programa de selección para acelerar proyectos emprendedores en Navarra llamado Orizont. Su idea de negocio fue aceptada -para sorpresa de Ricardo y Cristina- y en poco más de dos años han vuelto a Murcia, donde han sido seleccionados por MurciaEmprende, una sociedad de capital riesgo para lanzar nuevas empresas en la que participan entidades financieras como Bankia, Banco Sabadell y Cajamar.


Ricardo Martínez explica que su filosofía empresarial es la de "mejorar los procesos de obtención de agua dulce", un recurso que se obtiene en su mayoría mediante un tratamiento de ósmosis inversa. La ósmosis de un litro de agua produce aproximadamente 0,3 litros de salmuera, un deshecho formado por el agua con las sales concentradas cuya salida hasta la fecha era su vertido al mar.


La propuesta de Useful Wastes es Hidro100, una máquina con la que consiguen reducir la salmuera hasta 0,1l o incluso 0,05l por cada litro de agua desalada. "Con el resto, fabricamos lejía para desinfectar las máquinas utilizadas en estos procesos". El ahorro al medio ambiente y al bolsillo no es mediocre; desde Useful Wastes aseguran que reducen en un 80 por ciento el impacto ambiental y que consiguen un ahorro de 10 céntimos por litro de agua empleado, unas cifras que pueden suponer una auténtica fortuna de acuerdo a la cantidad de agua utilizada en estos procesos.


El modelo circular del agua desalada de Useful Wastes, explican, es tan válido para la desalación como para la industria agroalimentaria, "que emplea una gran cantidad de agua en procesos por ósmosis". Ambos nichos de mercados les hacen tener un ojo puesto en la provincia de Almería, región que han visitado en más de una ocasión y en la que además han tejido relaciones con un diseñador gráfico de El Ejido.


Expectativas de futuro 

Las expectativas de esta empresa recibieron un apoyo importante el pasado mes de mayo, cuando fueron premiados con una subvención 'Instrumento Pyme' del programa europeo Horizonte2020, que supone una ayuda inicial de hasta 50.000 euros.


La captación del capital es esencial para esta empresa, cuyos miembros explican que ya se encuentran inmersos en el desarrollo de su proyecto estrella, Hidro100, a escala industrial. Aunque aún quedan lejos de la capacidad de las grandes plantas desaladoras, que llegan a producir "200.000 metros cúbicos por hora". La siguiente fase del proyecto está pensada para abastecer hasta un total de 5m3/hora. 


"Queremos llegar a ese nivel y estamos trabajando para hacerlo posible", explica Ricardo Martínez. La participación de Useful Wastes en el II Congreso Internacional de Bioeconomía organizado por Cajamar muestra el interés que despierta esta joven empresa, pero que ofrece una solución por el momento única al gran problema del agua desalada, el recurso hídrico del futuro junto con las aguas regeneradas.



 

Temas relacionados
Empresas Bankia Agroalimentación Cajamar Emprendedores Medio Ambiente Industria Bancos Economía circular

para ti

en destaque