BAJO REGISTRO
Fe con dulces para los niños del Hogar

El Gobernador Vivar Téllez solía visitar el centro junto al sacerdote Andrés Pérez Molina


BAJO REGISTRO
La Casa de Socorro y su ambulancia

En los años 50 la ciudad contaba con dos coches ambulancia, el municipal y el de la Diputación


BAJO REGISTRO
El tránsito de las verbenas al botellón

La ‘marcha’ de la posguerra estaba en los bailes del Casino y de la terraza del Tiro Nacional


BAJO REGISTRO
La Magna de 1954 sacó 18 pasos a la calle

Las principales Vírgenes de la provincia desfilaron por las repletas calles de Almería


La Almería del edificio de Trino

En plena locura constructora levantaron nueve plantas frente a la playa principal de la ciudad


BAJO REGISTRO
Cuando la vida iba más despacio

De niños teníamos la sensación de que un año duraba como diez de ahora


BAJO REGISTRO
Aquellos días de faena en el muelle

En los años 60 bajó la exportación de uva, pero el puerto seguía llenándose de vida


BAJO REGISTRO
La calle de la Dicha y sus recovecos

Rincón a espaldas del Ayuntamiento estuvo la alhóndiga y el depósito municipal de perro


fotos&videos


El barrio de la Loma de Cárdenas

La construcción del colegio Europa en 1972 inició la urbanización de aquel paraje


BAJO REGISTRO
Domingos de otoño en el balneario

Era costumbre salir a tomar el sol por la playa antes de que llegaran los temporales


BAJO REGISTRO
El barrio del Santo y su calle principal

La calle Mirasol era el Paseo del cerro de San Cristóbal, con su caño del agua y su tienda


BAJO REGISTRO
La violencia con la que convivíamos

Crecimos aceptando como algo normal distintos tipos de actitudes violentas


BAJO REGISTRO
La radio que te acompañaba en el vater

Nos acostábamos oyendo la radio y nos levantábamos con el transistor pegado al oído


BAJO REGISTRO
La manzana del palacio del perfume

BAJO REGISTRO
Las batidas por el barrio prohibido

El colegio de la Loma del Algarrobico


BAJO REGISTRO
La eterna maestra de la Molineta

BAJO REGISTRO
Los peligrosos caminos de las ramblas

BAJO REGISTRO
Los curas que creían en Dios de verdad

Anterior Página anterior Siguiente Página siguiente