La Guardia Civil auxilia a una mujer en estado de coma y a su hija

La madre estaba recostada en un sillón, no reaccionaba y tenía pulso muy débil

Los agentes accedieron a la vivienda a través de unas escaleras.
Los agentes accedieron a la vivienda a través de unas escaleras. La Voz

Agentes de la Guardia Civil han auxiliado a una mujer de 55 años de edad que se encontraba en estado de coma y a su hija de 30 que estaban en su vivienda de alquiler en Roquetas de Mar y que no podían ser contactadas por unas amigas.


Según informa el Instituto Armado, una mujer llamó a la Central Operativa de Comunicaciones 062 para comunicar que se encontraba en la puerta de la vivienda donde residen de alquiler unas amigas y que temía que pudieran estar en peligro.


Los agentes se trasladaron con rapidez al lugar, donde esta mujer les explicó que llevaba "mucho tiempo tocando a la puerta y llamando sin éxito por teléfono a pesar de que escuchaba el sonido del teléfono desde el interior de la vivienda", por lo que temía que pudiera haberles pasado algo a su amiga de 55 años y su hija de 30.


Los efectivos de la Guardia Civil intentaron llamar la atención de las víctimas haciendo uso del timbre de la puerta, telefónicamente y con gritos desde el exterior sin obtener respuesta alguna. Ante esta situación, decidieron localizar al propietario de la casa para abrir la puerta con las llaves, lo que resultó imposible porque las victimas dejaron la llave puesta en el interior de la cerradura, por lo que se da aviso al Cuerpo de Bomberos.


Cuando los agentes bajaron a esperar en la calle a los Bomberos se percataron de que la puerta del balcón de la vivienda, a unos siete metros de altura, se encontraba abierta y las luces encendidas, por lo que recurrieron a unas escaleras de gran tamaño que portaba un vehículo que pasaba por la zona para conseguir acceder a la vivienda.


Una vez en el interior del domicilio, los agentes localizaron acostada en un colchón a la hija, mientras que la madre se encontraba recostada en un sillón, no reaccionaba y tenía pulso muy débil, por lo que dieron aviso urgente al 061, cuyos efectivos consigueron estabilizar y trasladar a un centro hospitalario a la mujer, que se encuentra en estado de coma.


Según la Guardia Civil, el personal sanitario que atendió a las dos mujeres felicitó a los agentes por su actuación, que permitió "salvar la vida" a J.V., de 55 años de edad, y auxiliar a su hija J.V.A.D., de 30 años.