El PP rechaza la alegación del ex interventor a los presupuestos

Juan Torrijos 23:24 • 16 ene. 2014

El que fuera interventor del ayuntamiento de la capital, José Antonio Iglesias, ha puesto al alcalde de Almería y a su equipo económico municipal ante los pies de los almerienses.  La alegación presentada a los presupuestos (y rechazada) con la ya vieja historia del IBI cobrado ilegalmente a los ciudadanos, aparte de los argumentos aportados, tiene la impronta de que lo hace un hombre que ha estado al frente de las cuentas del ayuntamiento a lo largo de muchos años. 


Si la alegación la hubiera presentado cualquier otro ciudadano (usted o yo) ya se la habrían pasado los políticos por el forro de sus caprichos, siendo la firma la de José Antonio Iglesias se lo deberían haber pensado con más detenimiento antes de su rechazo. Tienen enfrente a un hombre que sabe de qué va la historia del IBI y que posiblemente conoce mejor que los propios responsables políticos las supuestas trampas que quieren poner en marcha para no pagar los años, según ellos prescritos.   


Pues menos mal, oiga. Menos mal que aún quedan personas que están dispuestas a defender al ciudadano ante las tropelías que contra ellos quieren y cometen los políticos de turno. No puedo por menos que agradecer a José Antonio el que se haya convertido en el defensor económico de los almerienses, aunque hasta el momento se haya perdido la primera batalla, llegarán otras y espero que esté al frente como ha hecho en esta ocasión. 


Tengo la esperanza de que José Antonio no tire la toalla y aún tenga recorrido su alegación a los presupuestos. Y mientras, otros políticos de la misma cuerda rebajando el noventa y cinco por ciento de ese IBI a empresas privadas. Luego dicen que están muy preocupados por nosotros. ¡Embusteros! Pero no se les cae.  Al interventor señor Iglesias no lo han querido mucho los políticos que han pasado por la plaza Vieja. Ni los del Psoe en su momento ni los del Pp antes o después. 




José Antonio era uno de esos hombres libres, funcionario de carrera que no le debía a político alguno el cargo, y que ejercía su trabajo con total libertad. Ya se sabe que la libertad de los demás no es muy del agrado de los políticos. Ellos nos quieren controlados y cuanto más mejor. La contestación de Luis Rogelio ha sido la esperada de cualquier político, se rechaza la alegación, ¿es la última jugada, se puede hacer algo más?



Temas relacionados

para ti

en destaque