Qué presencia tendrá Almería en el nuevo gobierno andaluz

Dentro de apenas quince días Juanma Moreno nombrará a su nuevo gobierno

Carmen Crespo y Juanma Moreno.
Carmen Crespo y Juanma Moreno. La Voz
Pedro Manuel de La Cruz
20:32 • 16 jul. 2022

-El error que he cometido no volverá a suceder. Almería debe continuar imprimiendo su estrategia agrícola en Andalucía y nadie mejor que un almeriense para liderar esa consejería en el gobierno andaluz. 


El acto de contrición por lo ocurrido y el propósito de enmienda en el futuro que acaban de leer pertenece a Susana Díaz y la confidencia tuvo lugar en la sobremesa de una comida privada en el salón de los Pajaritos del palacio de san Telmo. Y lo cumplió. Mari carmen Ortiz y Rodrigo Sánchez ocuparon esa cartera durante su mandato al frente de la Junta. Martín Soler la había liderado con anterioridad, en 2007. Hasta entonces y desde 1981 la agricultura más sostenible de Europa no había ocupado un espacio notable en la mesa donde se toman las decisiones estratégicas que marcan el presente y el futuro del sector agroalimentario. ¡Cuánta torpeza! 


La llegada de Juanma Moreno a la presidencia no rompió esa línea de continuidad. No solo no la rompió, sino que, además, amplió su ámbito de competencias. A Agricultura se le sumó Medio Ambiente y la macroconsejería la lidera Carmen Crespo desde 2019. Mas de tres años intensos en los que la almeriense ha desarrollado un trabajo que ha merecido el reconocimiento general desde Ayamonte hasta Pulpí. 



Dentro de apenas quince días Juanma Moreno nombrará a su nuevo gobierno. A pesar de la rumurología mediática a la que tan aficionados somos los periodistas nadie sabe quienes serán los elegidos que se sentarán el martes 26 de julio en la sala del consejo de Gobierno que presidirá. 


Líbreme el dios de la prudencia aventurar que almeriense (o almerienses) habrán tomado posesión de alguna (o algunas) consejerías el día anterior en el salón de los espejos del palacio de los Montpensier. Lo que sí parece claro es que habrá presencia almeriense. La eficacia con la que Crespo ha desarrollado su trabajo, la sensibilidad política y personal con la que Juanma Moreno ha contemplado Almeria antes y después de ser presidente (él y sus consejeros han viajado más a la provincia en casi cuarenta meses que quienes les antecedieron en casi cuarenta años), la garantía de una forma de ser y actuar que mira más al futuro que el pasado o los resultados electorales cosechados son argumentos que no pueden ser desdeñados por quien tiene la competencia exclusiva de nombrar a quienes le van a acompañar en la sala de máquinas a lo largo de la legislatura inaugurada el pasado jueves. 



El PP ha cosechado dese hace años excelentes resultados en la provincia. Un dato que, en determinados momentos y ante determinadas situaciones, tiene un valor incuestionado. Quien no lo crea mire en las hemerotecas la representación del Jaén de Zarrías o del Cádiz de Pizarro en la mayoría de los gobiernos socialistas. O la presencia y el peso en el último gobierno y primero del PP de la Málaga de Moreno y Bendodo. 


Pero con ser importante la aritmético electoral, más debe serlo la capacidad de aportar ideas y actuaciones llevadas ya a cabo sobre el territorio y la realidad. Y en este argumento Almería tiene un bagaje de “nueva frontera” que debería tenerse en cuenta. 



Llevamos cuarenta años en los que la pregunta ¿qué hace Andalucía por Almería? Ha estado presente en cualquier foro de reflexión. Y, más allá de sectarismos de ocasión, nadie puede negar que a la provincia le ha ido bien con la autonomía. Los tres hospitales públicos construidos, los centros de salud levantados, la creación de la Universidad o las decenas y decenas de institutos y colegios donde estudian y se forman los jóvenes a lo largo de nuestra geografía provincial están ahí y nadie puede negarlo. Pero no es menos cierto que se deberían haber hecho más cosas y, las que se han hecho, haberlas hecho sin tanta demora. A los sitios no solo hay que llegar, sino, además, hacerlo a tiempo. 


Pero a la pregunta de qué ha hecho Andalucía por Almería habría que complementarla con otra tan atractiva como necesaria: ¿se han preguntado alguna vez en Sevilla qué puede hacer Almería por Andalucía? No es una pregunta retórica. Es un interrogante de futuro que, quienes nos dirigen, debían plantearse. 


Almería tiene mucho que pedir. Pero también mucho que dar. Pasar en apenas sesenta años de ser una provincia anclada en un (casi) medievalismo de aislamiento, miseria y olvido a ser un laboratorio de la sociedad del futuro en industria agroalimentaria, uso del agua y sostenibilidad es una experiencia llena de lecciones de las que todos debemos aprender. 


Temas relacionados

para ti

en destaque