Con nombre de mujer

“La lucha de las mujeres debe estar presente sin tibieza ni pudor en la agenda social“

Adriana Valverde 08:59 • 11 mar. 2022

La agenda feminista es el motor transformador e inspirador que debe guiar a nuestras instituciones, con diligencia, haciendo efectivo el cumplimiento total de las leyes vigentes y el fortalecimiento de las políticas públicas de igualdad. Las mujeres y hombres socialistas no pararemos hasta revertir la falta de equidad estructural y seguiremos peleando por la consecución del desarrollo de la Ley de Promoción de la Igualdad de Género en Andalucía. 


Hay cuestiones en las que la mayoría de la sociedad reclama cambios y avances, y que requieren una apuesta firme y decidida para remover los obstáculos actuales, desde el ámbito educativo hasta el ámbito laboral o profesional; hay cuestiones transversales cuya promoción y mejora son merecedoras de esfuerzo. La legislación laboral empezó regulando condiciones de trabajo concretas y puntuales, siguió con la regulación de los derechos laborales y continuó, posteriormente, reconociendo y equiparando la capacidad de la mujer y del hombre en el acceso al empleo, promoción y retribución, un acceso que debe ser igualitario y en las mismas condiciones.


Esto último constituye una de las principales demandas de las trabajadoras de la ayuda a domicilio. En el encuentro de trabajo que han mantenido con el secretario general del PSOE de Andalucía, Juan Espadas, esta trabajadoras -porque son fundamentalmente mujeres- le trasladaron sus preocupaciones y peticiones, en la búsqueda de un salario digno. No podemos entender la dependencia hacia las personas más necesitadas sin la inmensa labor social que hacen a diario todas y cada una de estas trabajadoras, que han visto cómo la pandemia ha mermado este servicio público básico, con el consiguiente deterioro en su prestación y el sufrimiento para las personas dependientes.



La Ley de 2006 para la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia es uno de los derechos de los que más nos sentimos orgullosos los socialistas. Este servicio ha permitido proporcionar una asistencia muy necesaria para las personas dependientes y sus familias, pero la crisis económica, la pandemia y las nefastas políticas del gobierno de Moreno Bonilla lo han deteriorado de forma drástica en Andalucía. El PP no ha apostado por el refuerzo de este servicio público esencial, como tampoco lo ha hecho con todo el ámbito sanitario. Solo el esfuerzo realizado desde el Gobierno de España ha permitido que sanidad y dependencia se hayan mantenido durante todos estos difíciles meses. 


Las personas mayores y aquellas que por otras circunstancias requieren de ayuda a domicilio desean estar en sus casas, en la tranquilidad de su hogar y de su familia, y es justo que quienes prestan este servicio tengan unas condiciones dignas de trabajo. Su convenio se ha incumplido por las bajas por COVID y en numerosas ocasiones realizan un trabajo que va más allá del que les corresponde. Los socialistas nos comprometimos a reforzar la Ley para que sus condiciones laborales mejoren, así como a mejorar su salario.



No han sido pocas las reuniones que hemos tenido con las representantes de estas trabajadoras, a las que hemos apoyado en su reivindicación para que el Ayuntamiento de Almería se comprometa a mejorar su salario base. En 2019 desde el PSOE reclamamos al alcalde, a través de una moción en el Pleno, que se asumiera la gestión del servicio de ayuda a domicilio dentro de una de las empresas municipales con las que cuenta el Consistorio y, de esa manera, cumplir el compromiso adquirido de cofinanciación municipal para que las trabajadoras pudieran mejorar sus salarios. 


Anteriormente, en 2018 planteamos una iniciativa reclamando al alcalde que el Ayuntamiento pusiera medidas para que la plantilla del servicio de ayuda a domicilio pudiera tener salarios dignos. Y en esa lucha seguimos para que las mujeres de la ayuda a domicilio tengan unas condiciones laborales y salariales acordes al trabajo de servicio público que realizan. 



Cuando celebramos el 8 de marzo, es de justicia reconocer la labor que se hace desde un trabajo fundamentalmente femenino. La lucha de las mujeres debe estar presente sin tibieza ni pudor en la agenda social y política de nuestro país. El feminismo ha de estar en la cabeza y en el corazón; en el discurso y en los hechos, o no será posible prosperar hacia una sociedad igualitaria donde nuestras jóvenes puedan liderar su futuro. 


Temas relacionados

para ti

en destaque