Un libro y la polémica que vino después

Ya sólo queda que lo lea, creo que no lo ha hecho

 

Si leen ustedes estas letras escritas en negro sobre blanco en La Voz de Almería es que el derecho a réplica aún funciona en la prensa española.

Espero que el señor Rodríguez Barreira no acuse a éste medio de comunicación de blanquear el fascismo por otorgar este derecho a un ciudadano de ideas falangistas, cómo acusó de hacerlo al Ayuntamiento de Almería por el grave delito de concederme un espacio cultural después de haberlo solicitado en plazo y siguiendo los pasos correspondientes como todo ciudadano que paga sus impuestos y que exige, por tanto, sus derechos a los que según la Constitución que rige en la actualidad tiene acceso.




Se decepciona el Sr. Rodríguez Barreira porque un administrativo escriba un libro, mayor decepción se va a llevar cuando sepa que nunca he trabajado de administrativo, ciertamente me saqué el título de Técnico Administrativo mientras trabajaba en oficios varios como recoger aceitunas en Porcuna, Jaén, en la construcción, también en Porcuna, cogiendo naranjas y limones por el valle del Andarax mientras vivía en Alhabia, trabajando en un almacén de uvas en Terque o de conserje en un hostal ya en Almería capital... pero mi actividad posterior ha transcurrido por los campos del marketing y la publicidad, para acabar mi vida laboral en un negocio familiar, todo eso y mi titulación de técnico administrativo me impide, según el Sr. Rodríguez Barreira, escribir un libro. ¿Ustedes lo entienden?, yo tampoco.






En lo que si le doy la razón es en lo del método científico... ciertamente no sé ni qué significa eso, el libro, para decir la verdad, lo he escrito desde el corazón, poniéndome en la piel de aquellos que dieron su vida por unos ideales, equivocados según el Sr. Rodríguez Barreira pero, seguramente estaremos de acuerdo en que eso no era razón suficiente para ser asesinados tan cruelmente como lo fueron.


Estoy totalmente de acuerdo con usted cuando reparte culpas entre los historiadores profesionales, la prensa y los políticos, como culpables de la polarización que existe en la sociedad y, como usted no se atreve, yo señalaré al Sr. Zapatero y al Sr. Pedro Sánchez y a la prensa e historiadores partidistas como los principales culpables de esa polarización, más aún cuando el pueblo español, tras la transición, ya había hecho las paces y olvidado la cruenta guerra civil, una cosa es devolver la dignidad a los republicanos que aún están en las cunetas, este humilde falangista está totalmente de acuerdo en eso, y otra es tratar de dividir a la sociedad española, otra vez, en buenos y malos...eso nos lleva, no a aceptar el discurso fascista, como dice usted, sino a aceptar que los milicianos frente populistas asesinaban a conservadores, liberales, falangistas y religiosos para defender la democracia, ante eso es lógico que muchos se rebelen porque, simplemente, no es verdad, sólo hay que leer la prensa socialista, comunista y anarquista para darse cuenta de esa mentira.


Pide usted a los liberales y conservadores que no blanqueen el fascismo, debería usted ser más valiente y pedirles que blanqueen, que olviden, que milicianos socialistas, comunistas y anarquistas, asesinaron a sus antecesores políticos liberales y conservadores, ya que si así lo hacen conseguirán, definitivamente, el carné de demócratas que la izquierda aún sigue negándoles. Para finalizar dice usted que necesitamos una historia plural pero niega el derecho de escribir esa historia a otros con el pretexto de ser administrativos o falangistas...pues menuda pluralidad por la que sólo pueden escribir sobre historia los que cumplen los estándares de la historiografía democrática y científica, en la que, probablemente, historiadores sectarios como usted, repartirán los carnets de historiadores profesionales.


Leo, para finalizar ahora yo, que ha comprado el libro, , acuda a la bibliografía y verá mis fuentes...se sorprenderá cuando vea entre ellas a historiadores profesionales, entre ellos usted, y otros como Rafael Quirosa-Cheyruze, Eusebio Rodríguez Padilla, Sofía Rodríguez López y Francisco J. Martín Milán, historiadores nada sospechos de fascistas y, algunos, con obras autoeditadas por Círculo Rojo, jeje, también verá cómo recojo documentos oficiales del gobierno civil republicano y artículos de la prensa almeriense de la época, prensa liberal, conservadora, republicana de centro y de izquierdas, verá cómo narro episodios de heroicidad por parte de los republicanos a favor de los nacionales durante nuestra incivil guerra y, al acabar esta, de los nacionales a los republicanos...y verá cómo hago una llamada a la reconciliación, no en vano, nuestra guerra, como todas las guerras civiles fue una contienda entre hermanos. Todo muy fascista.


Finalizo con la frase de un, para usted, fascista, frase pronunciada en los años treinta, dice así: “la aspiración a una vida democrática, libre y apacible, será siempre el punto de mira de la ciencia política, por encima de toda moda, la forma y el contenido de la democracia. No prevalecerán los intentos de negar los derechos individuales ganados con siglos de sacrificios”.


Por cierto, Círculo Rojo tiene un departamento formado por profesionales que estudia la viabilidad y calidad de las obras que les llegan. Es la única editorial de autoedición que rechaza libros, ya que no publica todo lo libros que les llegan. Dicho queda.

Gracias.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/229241/un-libro-y-la-polemica-que-vino-despues

 

Temas relacionados
Libros Guerra Civil

para ti

en destaque