“Navidades responsables”

“Los almerienses y los barrios de la ciudad necesitan la máxima atención“

Adriana Valverde
07:00 • 10 dic. 2021

Como todos los años por estas fechas, la ilusión se abre paso y los almerienses nos disponemos a vivir estos días de fiesta con la esperanza de compartir momentos felices junto a las personas que más queremos. También este año tendremos que extremar la prudencia para evitar que el virus del COVID y su nueva variante, la ÓMICRON, se extienda, aprovechando las reuniones que con tanto cariño se preparan en cada casa y en cada centro de trabajo. 


Los hoteleros y los comerciantes de toda la ciudad han esperado estas fechas como agua de mayo. Es necesario resarcir las pérdidas ocasionadas por la pandemia y aprovechar al máximo las compras y encuentros navideños en torno a una mesa. Y, sin duda, el alumbrado ornamental que los ayuntamientos y las asociaciones de comerciantes instalan en los municipios y ciudades de toda España constituye un estímulo que anima al consumo. Ciudades como Málaga o Vigo, incluso pequeños municipios como Fondón, atraen a visitantes de todas partes con este reclamo.


En la ciudad de Almería ni comerciantes ni hosteleros han contado con la complicidad de su Ayuntamiento, y, a pesar de que la Navidad es una fecha muy previsible en el calendario -hay familias que saben con un año de antelación dónde van a cenar en Nochebuena- el equipo de gobierno del PP no ha actuado con la suficiente previsión como para conseguir que el alumbrado ornamental haya estado a punto para el puente de la Constitución que acabamos de pasar. Aún ayer no estaban instaladas las luces de la Plaza de la Catedral y se seguía trabajando en puntos muy destacados del centro. No en vano, las primeras luces de Navidad que comenzaron a alumbrar fueron las instaladas por las asociaciones de comerciantes en barrios como Retamar, El Alquián y La Cañada.



Y no sólo han sido las luces. La improvisación comenzó cuando descubrimos que la magnífica noria instalada en la Rambla empezó a montarse sin contar con la preceptiva licencia, sencillamente porque, de no hacerlo así, no habría podido empezar a funcionar en la fecha prevista.


Igualmente, el mercadillo navideño de la Rambla y el Paseo ha ocasionado una tremenda desilusión a los almerienses, sobre todo, a los artesanos que se han instalado allí, ya que las casetas no cumplen las expectativas que el PP había creado, hasta el extremo de que los comerciantes aseguran que no se ajustan a lo establecido en el pliego técnico por el que se adjudicaron a la empresa concesionaria. Atrás quedaron las casetas de inspiración nórdica del pasado año. Para esta edición tendremos que conformarnos con las de formica que ha instalado el Ayuntamiento. Casetas de tercera para una ciudad de primera.



En definitiva, la improvisación que venimos observando en el estilo de gobierno del PP en el Ayuntamiento ha quedado patente, una vez más, ante la falta de organización de las fiestas navideñas. Y lo peor es que esta falta de planificación, de dirección y de organización de los asuntos que interesan a los almerienses puede ir a peor, con un alcalde ausente, más pendiente de la foto y de su futuro político en Sevilla que de los problemas de Almería.


Los almerienses y los barrios de la ciudad necesitan la máxima atención para hacer frente a los problemas del día a día, lo mismo que para las necesidades que marcan las fechas señaladas. No olvidemos que la falta de mantenimiento de zonas verdes y espacios públicos, de limpieza y de equilibrio en equipamientos y servicios municipales entre barrios constituyen las principales quejas de los almerienses durante todo el año, pero especialmente en estas fechas.


A pesar de las prisas y de la improvisación, del malestar que el PP ha generado en los artesanos y en los pequeños empresarios de tiendas, bares y restaurantes del centro de la ciudad, estoy convencida de que los almerienses llenarán de vida la ciudad para disfrutar de los días más especiales del año. Por eso, desde aquí quiero trasladar un mensaje de esperanza y reiterar mi recomendación de que disfruten al máximo con la mayor prudencia para que, cuanto antes, la pandemia no sea más que un recuerdo que contar en Navidades venideras.


Temas relacionados

para ti

en destaque