Las encuestas sirven de poco, lo siento

¿elecciones en 2022?

¿Es ya Yolanda Díaz una lideresa 'mundial', como dice, sin duda con exageración no pequeña, Ada Colau? ¿Juega Isabel Díaz Ayuso a ser la 'solista' de la orquesta del PP, como sugiere, naturalmente sin decir nombres, Pablo Casado? Pues en estos parámetros, tan personalistas, anda ahora balanceándose la política española, que cada día se interroga por su futuro: ¿elecciones en 2022? ¿Aguanta Sánchez, entre lideresas mundiales, solistas, rumores de golpes internos en los partidos, hasta 2023? Demasiadas variables en el horizonte inmediato como para que las encuestas, incluso las que están bien hechas, sirvan para algo, lo siento.

Un amigo, politólogo veterano, suele decir que las encuestas son la 'fake news' del periodismo, aunque la afirmación corre el riesgo de ser casi una 'boutade', porque, en el fondo, sirven, como mínimo, para ver tendencias. Pero no valen para asegurar el futuro. Hoy, el de la izquierda depende de una plataforma, sin nombre aún ni concreción, que algún día montará Yolanda Díaz, a quien, por cierto, los sondeos consideran ya la política con mayor popularidad del país, lo que hace que esté recibiendo ya estopa considerable desde 'el otro lado'. Y eso que no se ha estrenado, más allá de su labor como ministra de Trabajo.

Creo que la vicepresidenta, heredera de Pablo Iglesias pero que aún no ha asumido del todo -ni lo hará-- su herencia, inquieta ya en las filas del PSOE: veremos por dónde acaba saliendo la rivalidad que viene en el seno del propio Gobierno. De la misma manera que en el Partido Popular, que alguno de estos días dejará de ser una jaula de grillos, preocupa más de lo que se dice esa otra plataforma de 'la España vaciada' que, de coordinarse lo suficiente, podría arañar, se calcula, hasta cerca de una veintena de diputados, que tendrían la llave de la gobernación en España, según den su apoyo a la investidura de uno u otro de los dos contendientes finales en las próximas elecciones.



Este panorama puede influir más aún que la evolución de la economía en la decisión última de Sánchez sobre si adelantar o no las elecciones, inicial y oficialmente previstas para finales de 2023. Hoy por hoy, manteniéndose la actual alianza de fuerzas en el 'Gobierno Frankenstein', y dando por supuesto que Vox apoyase a su no tan amigo Casado en una investidura, la izquierda lograría sacar adelante la investidura de su candidato, que no sería otro que Sánchez.

Pero una quiebra de la alianza con Esquerra, con la que aún ni se ha comenzado a concretar aquella 'mesa de negociación' con el Gobierno central, y lo que pueda ocurrir entre Podemos y Yolanda Díaz tendrá también influencia en un eventual resultado favorable para Pablo Casado. Que sería, y no otro, el candidato de la derecha, apúntenlo quienes otra cosa piensan o dicen.



Todo está mucho más abierto de que se cree en Moncloa, donde los 'tracking' demoscópicos muestran que la victoria futura del 'sanchismo' depende de demasiados factores, externos e internos, y que se acusa un cansancio del electorado ante determinadas formas y conductas. No, hoy por hoy, los sondeos no son, ya digo, los adivinos del futuro, sino los cómplices del presente. Y un elemento de juego para cultivar las especulaciones y ensoñaciones de los 'ivanredondos' de turno.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/226184/las-encuestas-sirven-de-poco-lo-siento

 

Temas relacionados
Fernando Jáuregui PSOE Política Podemos

para ti

en destaque