Generosos maestros

“Lo que hoy somos se ha escrito con los nombres propios de nuestros maestros”

Sin haber profesado voto alguno y sin recibir el orden sacerdotal se entregan con frecuencia a la confesión, a escuchar y a aconsejar a quienes en su entorno profesional los solicitan. Y lo hacen con mucha paciencia, con mucho tacto y con la mirada puesta, por encima de todo,  en el interés de los destinatarios de su quehacer. Algunos se expresan con voz de sabio y su verbo es accesible para todos, incluso para los más pequeños. En no pocas ocasiones se tropiezan con exabruptos e  incomprensiones, rechazo y desprecio, cuando no con alguna imprevista e injustificada, vejatoria y cobarde agresión física que, a veces, se han  tenido que tragar sin el amparo ni respuesta de sus patronos. Durante mucho tiempo de sus vidas han vagado de un lugar a otro, ligeros  de equipaje, con escaso ajuar y no poca incertidumbre, aunque en determinados momentos se les ha querido presentar como integrantes de las fuerzas vivas del lugar. Han acatado con paciencia franciscana las interminables leyes y normativas  reguladoras de su ejercicio y contenido profesional –una, como mínimo, por el gobierno de turno- que han tenido que  aplicar en su habitual actividad del magisterio, marcada en las últimas décadas por un continuo  baile de extrañas siglas que bajo el epíteto genérico de “nueva ley de educación”  abre sus puertas a los más grandes dislates que háyanse conocido en el ámbito de los contenidos, en la transmisión de saberes y conocimientos y en la educación del alumnado.



Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/221798/generosos-maestros

 

Temas relacionados
José Luis Masegosa Educación a distancia Educación Educación Especial Ley Celáa

para ti

en destaque