Delfina no tiene quien la quiera

Los delfines se enfrentan a la muerte de un ser querido como podemos hacerlo nosotros

Por sus habilidades, su inteligencia, o quizás por la falsa sonrisa con la que se presentan, los delfines transmiten alegría, positividad, belleza. Nos gusta verlos jugar, saltar, disfrutar en la mar, e incluso fantaseamos con nadar entre ellos, con acariciarlos, con darles de comer. Entre las dos especies existe respeto, atracción, cariño, diría amor, tanto es así que en algunos países se consideran personas no humanas. Pero cuando mueren sus cadáveres quedan a merced de los depredadores y descomponedores, algo natural, o de las olas que los empujan a la orilla, donde se convierten en una patata caliente que nadie quiere sujetar. 



Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/220890/delfina-no-tiene-quien-la-quiera

 

Temas relacionados
Moisés S. Palmero Aranda Delfines

para ti

en destaque