Hacia un Hub Agrotecnológico

Las empresas agroindustriales de Almería necesitan el reconocimiento internacional

José Ángel Ferrer 07:00 • 25 jul. 2021

En los últimos años, muchas de las empresas agroindustriales de Almería han demostrado una gran capacidad para crecer de una forma sólida y sostenible convirtiéndose en auténticas referencias del sector agro internacional, sin embargo, aun no han alcanzado los niveles de reconocimiento que tienen las empresas de otros sectores como el tecnológico o el farmacéutico. Un reconocimiento necesario, por ejemplo, para captar y retener talento o para alcanzar los márgenes adecuados que les permitan invertir en investigación y tecnología con mayor capacidad. 


Y es que, el sector agroindustrial almeriense ha construido un buen cuerpo con un excelente espíritu, pero necesita vestirlo. 


Que el sector agro requiere mejorar su imagen es algo sobre lo que muchos, o casi todos, estamos convencidos pero sobre lo que no, tantos, están trabajando. 



El reconocimiento de todo el camino recorrido por el sector agroindustrial y la mejora de su imagen lo harán mucho más atractivo, no solo para la sociedad en general sino para las personas que trabajan en él y para sus clientes. Y un sector más atractivo que sea auténtico orgullo de nuestra sociedad en general contribuirá a atraer y retener talento, disminuir las rotaciones de personal o casi eliminar el absentismo. 


Lo anterior nos llevará también a una mayor solidez de las empresas agroindustriales y a un aumento de los márgenes y beneficios de las mismas.



Hacer más atractivas las empresas agro se consigue, entre otras cosas, si la sociedad es capaz de percibir el auténtico valor de todo lo que se ha alcanzado hasta ahora en el sector y para ello tenemos que ser capaces de transmitir de una forma más eficaz a la sociedad y a nuestros clientes los valores de nuestras empresas, de nuestros productos y de lo que hacemos. 


Compartir lo que hacemos y compartir nuestro conocimiento no resta valor a nuestra actividad; de hecho, se lo añade. Cuando enseñamos a alguien como hacemos nuestro trabajo, estamos generando más interés en nuestro propio trabajo. 


Tendemos a pensar que el valor de nuestros productos está en las características del propio producto, es decir, creemos que el valor que le damos a una buena lechuga o a un buen tomate reside en la propia lechuga o en el propio tomate, pero eso no es así. 


El catedrático de psicología Paul Bloom explicó el valor de las cosas con un ejemplo relacionado con los artistas. A los artistas les gusta pensar que el placer que nos reporta a todos la visión de un cuadro obedece a sus características técnicas, es decir, a la combinación de colores, su forma y su estructura. 


Pero si eso fuera exactamente así, no nos debería importar que se trate de un original o de una falsificación. Sin embargo, a nuestros cerebros no les da igual que algo sea auténtico o falso. 


Cuando a alguien se le muestra un objeto o un rostro, o se le ofrece comida, su evaluación de aquello que se le presenta, es decir, el valor que le asignan o cuanto le gusta está profundamente influido por lo que les cuentas sobre ello. 


El escritor y psicólogo Toni Robbins nos dice que las palabras importan...y yo diría, que no solo importan sino que importan mucho. Mucho más de lo que creemos. 


Por ejemplo, a los artistas les encanta soltar la frasecita “Mi trabajo habla por sí solo” pero la verdad es que nuestro trabajo no habla por sí solo. Ni los productos que cultivamos hablan por sí solos. 


Los seres humanos queremos saber de dónde vienen las cosas, como han sido hechas y por quien. Contar todo eso de la forma adecuada y con los recursos apropiados debe ser uno de los objetivos de las empresas agroindustriales. Hay que mostrar los valores del sector de una forma más clara y efectiva para aumentar el valor de las empresas y, consecuentemente, hacerlas más atractivas a sus clientes y a la sociedad en general.

En definitiva, se trata de aumentar el valor de las empresas agroindustriales vistiéndolas de la forma adecuada para acceder con las máximas garantías a los mejores clientes y obtener los máximos beneficios que reviertan en el desarrollo tecnológico y digital del sector y conviertan a Almería en un auténtico Hub Agrotecnológico.



Temas relacionados

para ti

en destaque