Sánchez juega a los chinos con Junqueras, Pujol y Puigdemont

Para ganar hay que arriesgar y Sánchez lo sabe mejor que nadie

Desde que Pedro Sánchez perdió la batalla de aquel sábado trágico de octubre frente a los barones del PSOE, su recorrido político ha estado marcado por grandes decisiones en las que se jugaba, al todo o nada, el ser o no ser, no ya de su trayectoria política personal, sino la de su partido. El cesarismo elimina el espacio entre la cúpula de la pirámide y la base y la ausencia de estructuras intermedias que soporten cualquier circunstancia sobrevenida arriesga a las organizaciones a una extrema debilidad.     

 

Temas relacionados
Pedro Manuel de la Cruz Cataluña Gobierno de España Pedro Sánchez Independentismo España Carta del Director

para ti

en destaque