La calle de la vida

Él, que había pisado mil puertos y otros tantos cielos, nunca pudo imaginar con tan jovial edad que la vida es como una rambla, una rambla como la de mi niñez sureña, muda y absorta a veces,  rugidora y desoladora en ocasiones cuando brama como un impredecible torrente que arrasa con todo cuanto encuentra en su cauce. La vida es así, como una rambla que creemos siempre está, aunque su discurso rompa riberas, altere trayectos y mute la vegetación de su lecho hasta que el implacable transcurso del tiempo le haga desaparecer en jirones de piedra. En su lugar encontraremos entonces la desolación y una suerte de escenario donde no croan las ranas de sus charcas, ni se escuchan los prolongados silbidos de los mirlos ni acompañan los agudos cantos de los jilgueros.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/216170/la-calle-de-la-vida

 

Temas relacionados
José Luis Masegosa La Alpujarra Música Cultura Afición

para ti

en destaque