Palomares, una historia interminable

Numerosos periodistas asistían el 8 de marzo de 1966 a un lugar hasta entonces completamente desconocido: Palomares. Los reporteros contemplaban el bochornoso espectáculo protagonizado tanto por el embajador de EEUU como por el ministro español Fraga Iribarne: ambos mandatarios se bañaron en una playa próxima al lugar del desastre para demostrar que no había nada que temer porque no existía peligro de radioactividad.


La evidencia fue la gran conmoción que causó el accidente nuclear ocurrido en esta localidad almeriense, perteneciente al municipio de Cuevas del Almanzora, el día 17 de Enero, cuando dos aviones norteamericanos colisionaron en el hasta entonces cielo azul de Palomares y produjeron una tragedia que se intentó ocultar en esos tiempos de Guerra Fría entre los antagónicos bloques que se disputaban la hegemonía mundial. Además de la muerte de los tripulantes, cuatro bombas termonucleares cayeron sobre esta pequeña localidad de nuestra provincia: las tres que cayeron en tierra fueron localizadas en unas horas, pero la que cayó al mar no se encontró hasta casi tres meses después. Además dos de los artefactos que cayeron al suelo de Palomares se rompieron y contaminaron la zona hasta límites insospechados.




Ha pasado ya mucho tiempo desde aquel suceso y los efectos de la intoxicación con plutonio están más que demostrados. Se han cumplido ya 55 años y los planes de limpieza de EEUU y España posteriores al accidente se han ido sucediendo con desiguales resultados ya que una quinta parte del plutonio sigue contaminando Palomares en la actualidad. La verdad es que la mayor responsabilidad es norteamericana porque suyos eran tanto los aviones como las bombas, pero estamos hablando de un suelo español que ha sufrido una catástrofe tanto ecológica como humana.




Sabemos que, ante la inoperancia de los distintos gobiernos españoles, hasta la Unión Europea está presionando en un momento en que todos estamos muy sensibles con cualquier tema relacionado con la contaminación. Desde Bruselas están a la espera de que España zanje de una ver por todas esta cuestión y limpie de forma completa, con o sin la colaboración de EEUU, las aproximadamente 40 hectáreas afectadas por el plutonio. La pasividad española se sigue justificando por las negociaciones con los norteamericanos ya que nuestros responsables políticos argumentan que no tenemos infraestructura para almacenar todos los residuos radioactivos que provocarían la propia limpieza de la zona plutónica.


No sé donde se encontrará aquel Plan de Rehabilitación y definitiva descontaminación que se anunció para Palomares, pero ¿no creen queridos lectores que ya es hora de acabar con la radioactividad y exigir responsabilidades por todo el dolor causado a sus habitantes 

 


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/212412/palomares-una-historia-interminable

 

Temas relacionados
Unión Europea Cuevas del Almanzora Accidente de Palomares

para ti

en destaque