Tanto amor a España que la están asfixiando

Canta el genial Sabina aquello de “... yo no quiero que viajes al pasado / y vuelvas del mercado / con ganas de llorar.”; toda una declaración de intenciones para con un amor que realmente quiere sin ataduras, sin condiciones, sin posesiones, hoy que debemos seguir luchando contra una lacra machista que sigue asesinando mujeres y enterrándolas en vida, a pesar de que el negacionismo se haya instalado en la sociedad, encallado como el mega portacontenedores Evel Given en el Canal de Suez.

Hay amores que matan, qué duda cabe, también en política. No hay más que escuchar a los moradores de Génova 13 cuando dicen que no es transfuguismo sino “amor a España” lo del cambio de voluntades en Ciudadanos y la OPA hostil lanzada a la formación. Tanto aman a España algunas personas que la están asfixiando de amor, enclaustrándola, queriendo vetarla en libertades reales cuando tienen ocasión, haciéndola viajar a momentos oscuros del pasado, acorralándola en un callejón para obligarla a claudicar, con mentiras descaradas y falsas palabras de amor, pues solo se aman a sí mismas y al poder que ejercen sobre las voluntades ajenas.

Y todo enarbolando un amor patrio sesgado, excluyente, malhumorado, canalla, prepotente y sentenciador, mamado de mentores ideológicos dictatoriales y de quien se dedicó hace unos días a seguir dando coces para hacernos creer que desconocía todo lo que se cocía en B en el partido que él dirigía, claro, estaba demasiado liado con el engaño de destrucción masiva de Irak.



Lo peor es que encuentran respuesta de otros amores patrios capaces de inmolarse, a la espera de la enésima reinvención, sin calibrar las consecuencias de sus actos de amor. “Y morirme contigo si te matas / y matar contigo si te mueres”, sigue el estribillo, y a eso parecen aferrados peligrosamente muchos descerebrados políticos actuales.

Pero somos una inmensa mayoría en este País quienes estamos con Sabina cuando dice “…yo no quiero que elijas mi champú; yo no quiero mudarme de planeta…”, porque sabemos que la clave de la supervivencia es el respeto y la tolerancia hacia quien no piensa igual que uno, para construir en comunidad y ser más fuertes, aunque hay quienes no se dan cuenta, a pesar de la terrible pandemia que está azotando el planeta. Así que, cuidado “porque el amor cuando no muere mata / porque amores que matan nunca mueren”, sentencia la canción. 




Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/212242/tanto-amor-a-espana-que-la-estan-asfixiando

 

Temas relacionados
Política Emilio Sánchez de Amo

para ti

en destaque