Alarma COVID

La situación del COVID en la ciudad de Almería es grave. Los datos actualizados por la Junta de Andalucía a fecha de ayer jueves 21 de enero señalan a la capital con una incidencia acumulada de 951 casos, lo que nos sitúa al borde del cierre de todo el comercio no esencial y supondría un revés importantísimo a la economía de la ciudad.


Y es que no ha sido una buena Navidad para el control de la pandemia, pese al mensaje triunfalista del alcalde. El número de casos sigue creciendo y Almería sigue estando cerrada perimetralmente dado el elevadísimo número de contagios que se están produciendo.


Ya veníamos avisando desde el verano que la Junta de Andalucía debía reforzar el Sistema Público de Salud, especialmente en la Atención Primaria y en la contratación de rastreadores. En cambio, la ciudad de Almería ha sufrido un retroceso con el cierre irresponsable e inexplicable del Hospital de Cruz Roja, que hubiera sido tan importante para albergar a los pacientes COVID, o para descongestionar las camas del Hospital Torrecárdenas, que se encuentra con una presión hospitalaria preocupante.



Y razón nos nos faltaba: la Junta vuelve a poner sobre la mesa la posibilidad de medicalizar un hotel y la Residencia de Tiempo Libre ante la previsión de que los hospitales no tengan la capacidad para acoger a todos los pacientes.


Muchos almerienses me están trasladando cómo viven la pandemia en sus familias y en sus barrios, algo que he comunicado al alcalde. Le he pedido que aplique de forma urgente cuatro medidas muy necesarias. En primer lugar, que se ponga en marcha una campaña informativa agresiva e impactante, en la que se explique con claridad a los almerienses la importancia de adoptar las medidas de distanciamiento y protección que estamos obligados a cumplir para evitar que los casos sigan aumentando.



Que se atienda a las personas sin hogar que vemos en todos los barrios y que duermen en la calle, en una situación de extrema vulnerabilidad para el frío y, especialmente, para el COVID. Que se habilite un dispositivo para regular los flujos de personas que asisten a los mercadillos y que se adopten todas las medidas de protección y garantías para evitar el contagio.


Y, por último, le he pedido que se refuerce la presencia policial en aquellos lugares donde sabemos que se concentran más personas, para garantizar que se cumplan las normas de seguridad frente al COVID.


Estas medidas deben tomarse de forma urgente, en colaboración con otras administraciones en defensa del bien común. Esto es algo que no está haciendo el Partido Popular en el Ayuntamiento de Almería, que en privado pide la máxima colaboración, pero que en público insiste en confrontar con el Gobierno de España. Cabe recordar que todas las medidas sanitarias son analizadas, discutidas y acordadas por todas las comunidades autónomas en el seno del Consejo Interterritorial de Sanidad.


Quiero trasladar un mensaje claro a todos los almerienses: la situación es extrema y depende de todos nosotros frenar el contagio, cumpliendo las normas de seguridad contra el COVID. Y es por eso que quiero hacer una petición expresa para que extremen las medidas de precaución. Hay que quedarse en casa el mayor tiempo posible, usar siempre la mascarilla, mantener la distancia social y no olvidar que, mientras no estemos vacunados, el mejor remedio es actuar con responsabilidad y sensatez.


Y, desde luego, quiero enviar un abrazo muy grande a quienes ya habéis sufrido la pérdida de algún familiar o que vivís con inquietud la enfermedad en vuestras casas y a los que tenéis personas hospitalizadas luchando para recuperar la salud.  A todos, mucho ánimo porque juntos superaremos esta situación y recuperaremos la normalidad en nuestras vidas.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/207867/alarma-covid

 

Temas relacionados
Coronavirus en Almería

para ti

en destaque