Polisemia

Estoy sentado. La luz del atardecer colándose por la ventana: los colores en el cielo se funden, igual que el pasado que me lastra y el futuro que me angustia.


Entra Milli y se sienta a mi lado:


-¿Qué te pasa, Superyó? Te veo muy afligido.


-Es que… no sé dónde empieza y dónde termina el país en que vivo. Ni cuál es la nación en que nací, valga la redundancia. No sé si España es una o debería ser varias. Hace una semana fue el Día de Andalucía, pero ¿es una nación, una nacionalidad, una región?;¿es como el Bierzo, como Cataluña, como La Mancha, como El Zapillo…? ¿Cuáles son las partes de España? ¿Diecisiete, diecisiete mil…?



-No sé de qué me hablas. Yo nací en Millares hace cuatro mil quinientos años y nunca tuve esas dudas.

-Todo es culpa de la polisemia.


-¿De la… pollasemia…? ¿Eso qué es?


-PO LI SE MIA. Una maldición… Se produce cuando una palabra adquiere significados que no tienen nada que ver entre sí. Una misma palabra que se usa con tan distintas intenciones que, en vez de aclarar, confunde. Me confunden muchísimo las palabras polisémicas.


-Sigo sin entenderte. Ponme ejemplos.


-A ver. INDEPENDENCIA: postura política conservadora que consiste en volver a las viejas leyes y costumbres que favorecen a familias de larga tradición. INDEPENDENCIA: postura política de izquierdas que consiste en liberar a una comunidad de otra que la oprime y priva de su idiosincrasia. Otro ejemplo. CENTRALISMO: tendencia política de derecha y extrema derecha que considera que cualquier planteamiento autonomista o singularista atenta a la unidad presuntamente sagrada e inamovible de un estado o nación. CENTRALISMO: tendencia política de izquierda y extrema izquierda que considera que los derechos de los trabajadores y trabajadoras se protegen mejor cuando las leyes son las mismas para todos. Y otro. BANDERA: trapo de colores que recuerda de manera afectuosa y sentimental derechos, deberes y costumbres de una comunidad. BANDERA: trapo de colores que señala una trinchera.


Mentón sobre las manos, los codos sobre las rodillas. 


Miro la ventana: el paisaje no cabe en este estrecho marco. El salvaje ignorante que vive conmigo desde que un rayo lo devolvió a la vida, y solo yo lo puedo ver, pone su brazo sobre mi hombro y me da unas palmaditas:


-Menuda te ha caído, “hombre civilizado…”.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/188164/polisemia

 

Temas relacionados
Política Día de Andalucía Andalucía El Zapillo Ley

para ti

en destaque