¡Castellón, Castellón, qué frío hace fuera de la política!

¿Qué confianza nos puede ofrecer una persona que nos dice que su futuro está fuera de la política, qué deja la política por su mujer, sus hijos, sus padres, sus sobrinos y demás parentela, y tres meses después se olvida lo que dijo de su mujer, sus hijos, sus padres y vuelve a esa política como si no hubiera pasado nada? ¿Se puede poner el futuro de nuestras familias en manos de gente así, cuando ellos han jugado y usado a las suyas como marionetas en defensa de sus intereses? ¿Qué dirán los padres cuando se crucen con los amigos y estos les digan, y el niño? Ya ves. Mucho frío debe hacer fuera de la política, señor Castellón, cuando unos principios aquí reconocidos en su día y lo hicimos porque creímos en lo que usted ponía en su boca aquellos días: Dejaba usted la política por su familia y sus necesidades, su futuro estaría fuera de la política. ¡Cómo me engañó! ¡Qué tonto fui al creerle! No volverá a pasar, se lo aseguro. Ya le tengo calao. Luego dicen, se atreven a decir, que los medios damos mala imagen de ustedes, los políticos. Son sus engaños y sus tomaduras de pelo las que cansan al personal, son ustedes los mejores actores y los mejor pagados. Los ciudadanos, pobres marionetas en sus manos. Señor Castellón, entenderá que no es fácil meter su papeleta en la urna. Nos podía haber dicho que se iba del ayuntamiento porque no estaba de acuerdo con Ramón, pero claro, a unos meses de las elecciones, eso no era recomendable. Una cuestión que nos demuestra su vuelta de la mano de su amigo Javier Aureliano a la política es que su salida del ayuntamiento tuvo que ver con su afiliación y querencia a lo que supone el alcalde Ramón. Lo dejó usted tirado dos meses antes ¿por qué? sabía usted que Ramón le había puesto la cruz o estaba recibiendo órdenes de alguien para hacerle esa jugada al candidato. Quizás de la persona que lo mandó desde diputación al ayuntamiento a controlar al equipo del alcalde. No lo consiguió, ¿verdad? Es la clara y evidente constatación de que en el Pp, como en todos los partidos, existe una división y una lucha de sectores por el poder. ¿Ramón-Javier? El paso dado por Javier viene a reforzar su candidatura a la presidencia del Pp en Almería, y Castellón será el hombre de Javier a trabajarse Madrid en el futuro. ¿Nos estamos adelantando a los tiempos por venir?

 

más leídas

últimas de Opinión

Mala gente

Una tarea de gigantes



El Escorial de la Plaza Vieja
Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería