¡Por favor Sánchez, danos una locomotora, aunque sea una sola!

La Mesa del Tren, con el señor Tejada a la cabeza, se está encontrando enfrente con sus viejos amigos del Psoe, esos que pusieron reloj para marcar horas y días sobre la llegada del tren y que le acompañaban en todas sus manifestaciones y correrías en defensa de un tren digno para nuestra tierra. El señor Tejada, y con él sus compañeros de mesa y mantel, se han encontrado con un gobierno, el de Pedro Sánchez en Madrid que si no se está pasando por el forro de sus caprichos las reivindicaciones de los hombres de la Mesa almeriense, no anda muy lejos de ello. La Mesa jugó fuerte contra el Pp, estaba en su derecho y se le agradecía la presión, pero con la llegada del Psoe al poder, la Mesa lleva demasiados meses de rebajas, o eso parece. Ya solo pide una locomotora. Con una locomotora se sentirán felices ellos. Por dios, por Fernando Martínez, por Manuel de la Fuente, por Adriana y por lo demás sanchistas de Almería, Pedro, dale una locomotora a la Mesa del tren de Almería, con una se conforman, no sea que uno de estos días se nos despierte del letargo, se ponga farruca, tire el carro por la aceras de en medio y decida sacar a las calles a…¿A quién va a sacar a la calle la Mesa y el señor Tejada? Contra el gobierno del Pp salía el Psoe, contra el gobierno del Psoe los votantes del Pp no van a salir, ellos son muy cómodos y no están por la labor de salir de gira con Tejada y cía por las calles de la ciudad. Esta es la gran ventaja que tiene la izquierda en Almería, que la misma está dispuesta a salir a la calle contra el Pp y sabe que al Pp no lo saca nadie contra el Psoe. Al Pp le encanta salir de procesiones y con la paliza que se da durante la Semana Santa tiene para el resto del año. Además, que no se le ve muy dispuesta a la Mesa a intentar salir de nuevo a la calle masivamente (una concentración), sabe Tejada que ya no es lo mismo, que sin el reloj del Psoe, sin apoyo de los primos del sindicato, la convocatoria puede ser un fracaso y no se atreve. Es la triste historia de las reivindicaciones de Almería, que siempre andan las pobres mías en manos de los políticos o manipuladas por ellos, y así se van atascando meses, años, lustros, décadas y hasta siglos. ¿Han contado ustedes los años que lleva Almería esperando una locomotora, aunque sea una sola, y con ella un tren regular?

 

más leídas

últimas de Opinión

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.