Carmelo de nuevo rector, dos días después de las municipales

Enhorabuena. La decisión de Antonio Posadas de tirar la toalla le deja el camino abierto al señor Rodríguez para que el 28 de mayo, después de que los almerienses votemos en las municipales y en las europeas, vuelva a estar al frente del rectorado de la UAL. No han debido ser muchas las sombras en el entorno de estos años en el trabajo realizado por el equipo de Carmelo cuando no se ha encontrado una oposición que se le enfrente. El profesor Posadas levantó una bandera que no ha tenido seguidores dentro del campus de La Cañada. O lo estaba haciendo muy bien don Carmelo o se equivocó don Antonio en el proyecto presentado. Don José Guerrero, mítico dirigente de la UAL en otros tiempos aún no muy lejanos, seguro que tiene las claves de la derrota y huida de Posadas y de la victoria sin bajarse del caballo de Rodríguez. Sorprende y para bien, el que los partidos políticos no parece que estuvieran detrás de los candidatos hace unos meses, y que por lo tanto tampoco estén detrás de la candidatura del señor Rodríguez. ¿Es esto cierto, señor Guerrero, o solo la impresión que se ha dado desde el rectorado hacia la sociedad? Han sido muchos los años en los que la política ha estado demasiado presente en el campus, se ha vivido en las candidaturas, en las campañas y hasta en el enfrentamiento entre profesores del mismo partido. Que la UAL se convierta solo y exclusivamente en el centro dinamizador de la educación y la cultura de nuestra provincia, es la mejor noticia que se le puede dar a los almerienses. Y todo apunta a que estas elecciones van en ese camino y, de ello debe sentirse satisfecha la sociedad. De nuevo mi enhorabuena, don Carmelo. Y ya que estamos en un apartado de cierta confianza y complicidad, me atrevería, si usted me lo permite, a preguntarle sobre una historia que me han contado y que me cuesta creerla. Me dicen que alguien está usando el despacho oficial de la UAL, ese que le pagan todos los almerienses, para dar clases a particulares que están preparando oposiciones, y cobrarlas, como se puede usted imaginar. El que un profesor dé clases particulares es legal, nada que objetar, pero no parece que sea muy ético que las mismas se lleven a cabo dentro del campus, y más concretamente en ese despacho oficial que pagan los ciudadanos.

 

más leídas

últimas de Opinión

Refranes

Ciencia versus Política



Poco a poco se llega antes

Aplausos para el gobernador
Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería