Pocas novedades, desilusión, en el primer avance de los técnicos

Cierta desilusión la creada ante la presentación del plan. Leyendo lo manifestado por los responsables políticos y económicos, ni a ellos se les nota ilusionados ante lo presentado. Novedades, lo que se dice novedades, no hay muchas, por no decir ninguna. Lo manifestado por los técnicos en el avance, y que nos ha costado más de cien mil euros, es lo que los menos tontos de los almerienses hemos pensado siempre. Nada nuevo bajo el sol. Y el portante económico de los trabajos habla de más de doscientos cincuenta millones de euros. Sin calibrar otras obras que no entran a valorar pero que serán necesarias para que el plan se pueda llevar a cabo y que tendrán que ser llevadas a cabo por las distintas administraciones a las que afecta. Los datos económicos del país no dan en estos momentos para alharacas, y dicen los gurús que van a peor, por lo que la realización del tan esperado por los almerienses Puerto-Ciudad puede llegar en cualquier momento, peor no se sabe cuándo. ¿Una década? No soy ministro, me cuesta poner fecha a las obras, pero quizás una década se quede algo corta, ¿dos? No entro en el juego. Que lo diga el ministro de turno, ese que asegura que “Almería lo tiene todo para tener éxito en el futuro”. ¿Cuántos años le ponemos a ese futuro, cinco, diez, veinte, treinta, un siglo? Lo más destacado fue lo manifestado por el señor Junquera, “la gente querrá volver a vivir en el casco histórico”. ¿Cuándo? ¿Dentro de diez, veinte, treinta años? Largo nos lo fía don Jerónimo. Y el tren no aparece dentro del puerto en este primer avance. ¿Por qué? Lo dejan para la segunda fase. ¿Y cuándo aparecerá el proyecto de la segunda? No se ha mencionado. ¿Hacemos las obras de la primera fase y cuando llegue la segunda deshacemos parte de ellas para que entre el tren en el puerto? Capaces somos. Peores cosas se ven en este país. A la espera de conocer en profundidad el Plan, la primera impresión que nos llevamos es la de la una cierta desilusión.  Dentro de unos días, ya verán ustedes como nos anuncian a bombo y platillo de la OCAL que se inician las obras del Cable Inglés y que con ellas el gran proyecto del Puerto-Ciudad se pone por fin en marcha para una ciudad que se enfrenta esperanzada a un nuevo y esplendoroso futuro. Almería se une por fin a ese mar que le fue robado por los políticos. 

 

más leídas

últimas de Opinión

La vida doble



¿Prohibir el reggaetón en Feria?

Tiempo de responsabilidad
Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.