Ahora o nunca

ERE, corrupción, Faffe, prostíbulos, derroche, black, pobreza, paro… Estas, por desgracia, son solo algunas de las palabras que definen los 37 años de gobierno socialista en Andalucía. Desde el pasado lunes, los andaluces tenemos la oportunidad de dar un nuevo rumbo a esta tierra, y lo haremos en 52 días. 


El 2 de diciembre, por fin, podremos votar en libertad para que todo siga igual o para dar la confianza a un partido que ha llegado para regenerar la vida política en España y, por ende, en Andalucía; para eliminar privilegios de políticas y para poner en marcha un proyecto de país que empieza por esta tierra. El primer domingo de diciembre los andaluces podemos cambiar las cosas e iniciar una nueva etapa política donde no tenemos que elegir entre los mismos de siempre, los que nos han traído hasta aquí y han llenado de corrupción las instituciones y sus bolsillos, y los coleccionistas de derrotas como ha sido el PP durante estas décadas de oposición. 


Después de casi 40 años con un solo color político en la administración autonómica, insanos para cualquier democracia, Ciudadanos tiene la esperanza de cambiar Andalucía y ganar las elecciones. Y si lo logramos, desde estas líneas os puedo prometer una cosa, que solo pediremos apoyo de gobierno a las fuerzas constitucionalistas. Descartamos a Podemos porque es contrario a los valores constitucionalistas que defiende Ciudadanos.


Pero lo más importante, es que los andaluces queramos cambiar el rumbo de esta tierra. Andalucía no merece estar entre las regiones más pobre de Europa, ni entre las que tienen más corrupción. Ni merece estar a la cabeza de la tasa de fracaso escolar, ni del paro. Andalucía merece que se pelee por ella, para alzarla a la vanguardia, a la prosperidad, a la riqueza y al empleo. 


La democracia entre otras cosas no da la posibilidad de poner nota a quienes nos representan, pero sobre todo a quienes gobierna. Si en 37 años, los gobiernos socialistas no han conseguido sacar a Andalucía del suspenso, ¿no valdría la pena cambiar de dirección? Pues en ese rumbo, apostemos por el centro. 


Ciudadanos ha demostrado, con tan solo 8 diputados, que se puede hacer una oposición útil, apartando a Chaves y Griñán de la vida pública, eliminando de facto el injusto Impuesto de Sucesiones y Donaciones, incentivando a quienes han llevado el peso en tiempos de fuerte crisis económica, los autónomos o eliminando chiringuitos políticos. Pero los cambios fundamentales que necesita Andalucía solo se pueden realizar desde el gobierno y con un nuevo gobierno sin mochilas, ni redes clientelares, ni favores que pagar. 


Tampoco puede encabezar ese gobierno un partido que carece de credibilidad y que ha salido a perder el partido antes de jugarlo. No puede hacerlo una formación que en 37 años de oposición no ha conseguido nada por esta tierra y que ahora, que siente el aliento de Ciudadanos, busque reencontrarse camino a volver a perderse. 


Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.