Tragedia en Indonesia: van 174 muertos

Tras unos disturbios durante un partido de fútbol

Batalla campal en Indonesia durante un partido de fútbol. / STR
Batalla campal en Indonesia durante un partido de fútbol. / STR
Cadena SER
09:44 • 02 oct. 2022

Al menos 174 personas han muerto, entre ellas 17 niños, en la región javanesa de Malang, (Indonesia) como consecuencia de los disturbios registrados en el estadio de Kanjuruhan tras un partido de fútbol entre los equipos del Arema FC y el Persebaya Surabaya, cuando las fuerzas de seguridad respondieron a una invasión de campo con el uso de gases lacrimógenos que ocasionaron una enorme estampida humano en el estadio.




El inspector general jefe de la Policía de Java Oriental, Nico Afinta, ha explicado que las protestas estallaron tras la derrota del Arema FC contra su adversario, según recoge al medio local 'Suryamalang'. Los aficionados del equipo perdedor saltaron al campo de juego con la intención de demandar explicaciones por el resultado. Anfinta ha afirmado que los guardias de seguridad tomaron medidas preventivas y de distracción para que "el caos no escalara" lo que ha incluido el uso de gases lacrimógenos. El gobernador adjunto de la provincia, Emil Dardak, ha confirmado la actual cifra de muertos en rueda de prensa recogida por Kompas TV. El número de heridos ronda los 200.

La mayoría de los niños que han sido víctimas de esta tragedia tenían entre 12 y 17 años, según el portavoz del Ministerio de Empoderamiento de la Mujer y Protección Infantil, Nahar (nombre único). Por su parte, la Federación de Fútbol indonesia (PSSI) ha manifestado que "lamenta las acciones de los fanáticos" y ha informado de que ha formado un equipo de investigación que se ha trasladado hasta la ciudad de Malang donde se sitúa el estadio.

Además, la PSSI ha señalado que apoya a la Policía en la investigación del caso y ha asegurado que este incidente "está manchando la cara del fútbol indonesio". "Por el momento, detendremos la competición de la Liga 1 2022/2023 durante una semana. Además, el equipo Arema FC tiene prohibido ser anfitrión por el resto de la competición esta temporada", ha señalado la federación en una nota de prensa.

El responsable de la Policía ha confirmado que 34 de ellos murieron en el estadio, mientras que el resto lo hicieron durante su traslado al hospital. La mayoría de ellos lo hicieron por falta de oxígeno durante la estampida, según ha informado la agencia DPA. Además, Anfita ha trasladado que otras 180 se encontraban a la espera de ser atendidas en los hospitales cercanos al campo de fútbol.
Las autoridades aseguran que no hubo enfrentamiento, sino que murieron por empujar

Por su parte, la federación de fútbol indonesia PSSI ha manifestado que "lamenta las acciones de los fanáticos" y ha informado de que ha formado un equipo de investigación que se ha trasladado hasta la ciudad de Malang, donde se sitúa el estadio.

El presidente indonesio, Joko Widodo, ha lamentado la tragedia en un comunicado oficial en el canal de YouTube de la Secretaría Presidencial, según recoge 'Suryamalang'. Además ha pedido que las víctimas obtengan "los mejores servicios médicos" y ha expresado sus condolencias a los allegados.

El ministro de Seguridad, Mahfud MD, ha explicado, tras comunicar sus condolencias a los familiares de las víctimas, que los hechos se han producido por hacinamiento, al haberse vendido aproximadamente 4.000 entradas más. "El número de espectadores que se ajustaría a la capacidad del estadio es de 38.000 personas (...), pero el partido se mantuvo anoche con 42.000 entradas anotadas". "Necesito enfatizar que la tragedia de Kanjuruhan no es un enfrentamiento entre los partidarios de Persebaya y Arema", ha escrito el ministro en una publicación de Instagram. "Los seguidores en el campo son solo de Arema. Por lo tanto, las víctimas generalmente han muerto por empujar, apretar, pisotear y falta de aire. No hubo víctimas de palizas o acoso entre partidarios", ha explicado, tras anunciar que había recibido información oficial de la Policía.

Por su parte, el ministro de Deportes, Zainudin Amali, que también ha lamentado lo sucedido, ha expresado que espera que algo así no vuelva a suceder y ha apuntado que se debe formar a los espectadores. "Por supuesto que estoy muy preocupado por este incidente, sobre todo porque la causa es no aceptar que su equipo de fútbol favorito perdió, no puede ser así. Esto es un deporte", ha expresado.





Temas relacionados

para ti

en destaque