Y sin tiempo para descansar, visita a Lugo

Unicaja Costa de Almería juega este lunes frente a Emevé

Después de ganar a Manacor, Unicaja recupera la jornada aplazada en Lugo.
Después de ganar a Manacor, Unicaja recupera la jornada aplazada en Lugo. Francis Cazorla

Superada otra semana más, los ahorradores están primeros habiéndoles ‘sobrado’ una jornada que se recupera este lunes (20.30 horas). Pase lo que pase en Lugo, cuando se ‘normalice’ la clasificación, Unicaja Costa de Almería seguirá líder, pero si lo que pasa es otra victoria verde, lo será con un colchón de puntos impensable, o casi, en una Superliga tan apretada como esta. En una competición en la que las trampas están por doquier, en la que el que menos ha caído dos veces, queda uno que no ha perdido, un único invicto. Valorar el segundo dato teniendo en cuenta el primero hace ver la verdadera dimensión y el mérito de haber conseguido esa gran regularidad de resultados que, y es lo mejor, va acompañada de juego ascendente.


Dinámica

Eso sí, cuanto más larga se hace la racha, más cerca está de romperse, y son muy conscientes de ello los jugadores de Manolo Berenguel y todo el cuerpo técnico de Unicaja Costa de Almería. Por tanto, estarán preparados para cuando llegue, mejor dicho, para seguir después en el mismo ritmo, porque esto es deporte y perder forma parte de su naturaleza. Durísimo partido en el Municipal de Lugo, Arenal Emevé es el siguiente reto mayúsculo, afrontado con las alas que da el querer cerrar la primera vuelta sin doblar la rodilla. Las cuentas son claras, y dicen que ganar allí dejaría en esta misma semana la opción de proclamarse ‘campeón de invierno’ en casa, ante la afición, frente a un grande de nuevo, como Río Duero Soria, y es importante.



Pensando en la Copa

Vale que ese título no se pone en la vitrina, que no supone nada para el palmarés, pero ser primero para cuando llegue el corte de la Copa del Rey es determinante en los cruces que vayan a producirse en ese ‘torneo del KO’. Y sí, vale que está todo tan igualado que cualquiera puede sorprender a cualquiera en un solo partido, sea en cuartos, en semifinal o en la mismísima final, que hay ocho candidatos reales al triunfo, pero mejor llegar desde arriba. Precisamente la competición copera es gran motivo de aceleración para Arenal Emevé Lugo en el choque frente a Unicaja Costa de Almería, puesto que pende de él su clasificación. Tan es así que podría ser este su ‘último avión’, no tren, porque se jugará en Las Palmas de Gran Canaria.



Arenal Emevé

Lo último de los lucenses ha sido un 1-3 frente a Teruel, obligando a los aragoneses a remontar el 25-21 con el que se inició el partido. Después se produjo un doble 22-25 y un 20-25 que no dejaron ningún punto a los ‘loitadores’. Será el segundo lunes en el que jueguen este año, obligados por las circunstancias en ambas ocasiones, ya que les fue imposible llegar a tiempo de su partido en Melilla, un ‘trámite’ saldado a favor norteafricana en menos de una hora, pero es importante ser justos y hablar de la notable merma del conjunto dirigido por Diego Taboada, que tiró de un opuesto que fichó como líbero, con 17 años y 184 centímetros, y un solo cambio en el banco. Jugó su gran estrella Agustín Bruschini, pero como receptor, dada su polivalencia.


El rival

Así, el joven argentino, que llega a su primera experiencia europea habiendo sido el curso pasado subcampeón de la fortísima A1 de Argentina con Ciudad Vóley, y que está en la órbita de su selección absoluta, bronce olímpico, es el gran referente. A Teruel le hizo este sábado 25 puntos, casi todo de ataque, aunque fue cazado por el bloqueo en seis ocasiones. Si Unicaja Costa de Almería sigue en la misma línea que en Manacor, y controla a este jugador, habrá caminado mucho para la victoria. El colocador es Guillermo Loeches, de ya larga trayectoria en Superliga y de calidad contrastada, que por punta puede elegir a otro caballo pura raza como Víctor Bouza. Uno de los grandes talentos nacionales de este deporte sigue siendo un peligro.


Lesión grave

En la posición de receptor sufre el cuadro ‘loitador’ la baja de larga duración de Luca Biliato, argentino-canario-italiano compañero de Pablo Kukartsev el curso pasado en Guaguas. La mala suerte se cebó con él, que estará apartado de las canchas y cuya recuperación ojalá que sea lo antes posible. Antes de recibir a los verdes en el momento que correspondía, en fecha de la jornada 7, porque es la que se va a jugar este lunes realmente, Arenal Emevé Lugo iba ya lanzado tras un comienzo de derrotas, tres seguidas, para encadenar triunfos, tres seguidos, habiéndole hecho un set a Guaguas y avisando de que iba para arriba. Lamentablemente, la COVID le ha parado en seco, y tras superarla suma dos derrotas, las ya citadas antes.


De menos a más

Su escalada en la tabla se vio cortada, ahora noveno a cuatro puntos de la plaza de Copa del Rey. Pero otra temporada más ha acertado con los fichajes y sostiene la base de la casa, definida por Palharini, el único ahorrador que ha pasado por Lugo, como su ‘ADN’. Eso sí, por ahora, y con todo en contra, solo han podido ganar a los tres de la cola, Ibiza por 1-3, San Sadurniño por 3-1 y Valencia por 2-3. Siguiendo en el repaso de su plantel, el equipo titular ahora tiene al joven Miguel Paradela, el que jugó de opuesto en Melilla, como receptor, si bien Taboada también ha utilizado a otra joven perla, Pau Mena, 20 años y opuesto, pero igualmente polivalente. Cabe destacar que Arenal Emevé Lugo es una gran escuela de voleibol que proyecta de un modo notable a los jugadores que por allí pasan, bajo las órdenes de Taboada.


En cuanto a los centrales, están jugando el también argentino Joaquín Alzueta, 21 años y recién llegado, y Aurelio Rodríguez, igual, 21 años y fichaje esta temporada, procedente de Textil Santanderina. El equipo lo cierra un clásico, internacional, un seguro llamado Mario Dovale en la posición de líbero. En cuanto al resto del plantel, los hermanos Raúl y Pablo Villar, receptor y colocador respectivamente, son esa savia nueva que siempre fluye por este club hacia el vóley nacional, como el central


Anier Mariño, 16 años, y el colocador Marcos Cela, 17 años. Todos hacen ‘veterano’ a Iago Folgueira, central de 27 años, siendo el techo de edad el marcado por Víctor Bouza, nacido en 1990 y que coincidió con Palharini cuando fue un ‘loitador’ más.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/6/deportes/226673/y-sin-tiempo-para-descansar-visita-a-lugo

 

Temas relacionados
Polideportivo Voleibol Unicaja Almería Manolo Berenguel

para ti

en destaque